martes, 6 de noviembre de 2007

UNA REVOLUCIÓN ANARQUISTA

La Fundación Anselmo Lorenzo, el centro que tal vez disponga de la mayor cantidad de documentación anarquista del mundo, va a publicarme próximamente un libro que titulé El día de Barcelona (Crónica del inicio de una Revolución). Según me han dicho, es cosa de un mes y medio o dos meses. Se trata de una novela o, mejor dicho, una crónica novelada sobre las treinta horas que necesitaron los anarquistas para aplastar la sublevación militar del 19 de julio de 1936 en Barcelona. Para ir haciendo boca he abierto un nuevo blog al que se puede acceder a través del enlace El día de Barcelona. Ahí daré cuenta de cómo escribí el libro, por qué y las anécdotas más sonadas, amén de aceptar comentarios, discusiones e intervenciones de cualquier especie. Por ahora hay poco escrito, pero a partir de ya mismo iré añadiendo notas y artículos cada día.

2 comentarios:

moncho dijo...

Hola César;

soy uno de los pocos privilegiados que han podido leer ya La Hora de Barcelona, y la idea del nuevo blog me parece estupenda.

El libro me ha encantado. Ya hace unos días que terminé de leerlo, y una vez reposado me parece aún mejor, como las lentejas. Me recuerda mucho a tu primer libro, El Exilio Está Aquí, no por el tema, que no tiene mucho que ver, sino por el estilo: fragmentos cortos, estilo directo, personajes diversos, cuyas vidas no se cruzan, pero están enmarcadas en un hecho común, que les roza o les impacta sin pedir permiso, momentos impactantes, lirismo... Quizás El Exilio es algo más lírico, y El Día de Barcelona rebosa de acción.

Para mí es la mezcla perfecta de poesía, información, acción y César Galiano en estado puro. Un gran libro, sin duda.

La información es importantísima. Imprescindible. Se nota de qué parte estás, con Ascaso, García Oliver y Durruti, pero es un libro muy honrado en cuanto a la información: no te has callado nada, y eso te honra. A veces la realidad no necesita ningun suplemento para superar a cualquier cuento que uno se pueda imaginar. Estoy de acuerdo con que tu libro es una crónica, pero también una novela.

Me encantaría ver en tu blog -y en el libro editado- las fotografías del Centelles. Serían el complemento perfecto a la lectura.

En fin, enhorabuena otra vez, César.
Un abrazo.

mar sarto dijo...

Qué te voy a decir que tú no sepas, Cesar.
Me ha gustado una barbaridad el día de Barcelona. Cuando se lee el libro se tiene la sensación de estar viviendo aquellos momentos, imagino que a consecuencia del uso que haces de la cronología.
El libro cala.
Creo que has sabido plasmar bien los hechos y, por supuesto, me gusta lo que muchos denominarían parcialidad por tu parte a la hora de describirlos.
Coincidiendo con lo que dice Moncho, veo que has usado un formato parecido al de "el exilio", abriendo diferentes "frentes" y alternándolos a lo largo de todo el libro.
Los dos primeros capítulos son trepidantes, muy dinámicos, como una crónica novelada pero, en el tercer capítulo, el ritmo cambia totalmente y da paso a una novela histórica, inteligente y muy agradable de leer. Este capítulo es como un largo epílogo de los dos anteriores.
Imagino que te ha debido de llevar mucho tiempo darle forma ajustándote a los datos reales, porque conociéndote, has debido ser estrictamente riguroso con lo de no deformar la realidad
En fin que ha sido un placer entregarse a su lectura.
Gracias por concedernos el privilegio de poderte leer.