viernes, 9 de mayo de 2008

El REINO de los CRÉDULOS


Según las noticias, últimamente vuelve a haber un número abusivo de avistamientos de OVNIS. También sucedió en los años setenta, cuando bastaba salir a la calle para ver un par de naves extraterrestres e incluso para que le saludaran a uno sus tripulantes, como le sucedió a una mujer que así lo afirmó en la emisión catalana de Televisión Española. Con la obsesión nazionalista metida en el cuerpo, al locutor del programa sólo se le ocurrió preguntarle:

¿Y en qué idioma hablaban los extraterrestres?

Bueno dijo la mujer, también enferma del virus nazionalista, son seres muy inteligentes y saben hablar en muchos idiomas: en español, en catalán…

Yo era un chaval, pero recuerdo que me partí de risa mientras imaginaba al extraterrestre asomándose por una ventanilla del platillo volante y diciendo: Bon dia tingui! El caso es que entonces había un montón de programas, revistas y libros sobre el fenómeno OVNI. Y ahora también. En cambio, durante los años ochenta y noventa, apenas vio nadie a un marciano. Tal vez tenga algo que ver con el hecho de que durante esos dos decenios casi no hubo programas ni revistas ni libros que hablasen de ello. Solo tal vez, ya digo. Pero todo el asunto me suena a camelo, a psicosis, a fraude informativo.

No soy un escéptico. Al menos, no en el sentido más radical. El Universo es enorme y estoy convencido de que no somos los únicos habitantes en esta comunidad de vecinos. Pero de ahí a suponer que unos seres de otros planetas vienen a vernos en unas naves volantes que se parecen tanto a nuestros aviones hay un abismo. Y de ahí a que hablen en catalán no hay un abismo, sino una fosa marina.

Uno que no se lo cree en absoluto es Luis Alfonso Gámez. Acudo de vez en cuando a su blog para ver cómo se indigna ante una nueva superchería ufológica o parapsicológica. Siempre está en contra o, mejor dicho, del lado de la razón. Y lo bueno del caso es que los comentaristas de sus artículos se cuentan por docenas, pero por docenas de personas… que están en contra de lo que él dice. O sea, el mundo al revés. La gente lee sus artículos para llevarle la contraria. La verdad es que me lo paso muy bien leyendo Magonia, que es como se llama el blog. Y también aprendo mucho. Como debieron aprender los marcianos de los años setenta para hablar en catalán, un idioma indudablemente minoritario en el Sistema Solar de nuestra Galaxia. ¡Cómo van a hablar en catalán los marcianos si todos sabemos que les tira más el bable! Aunque, si miramos bien al ex presidente Pujol… Bueno, que cada cual saque sus conclusiones.


(La foto de arriba está extraída de parecidosrazonables)

1 comentario:

Fernández dijo...

Visto lo visto no sé cómo todavía puedes dudarlo.

Pujol es extraterrestre, como casi todos sus compatriotas. Que, por cierto, hablan catalán.

Estoy de acuerdo en que es un idioma minoritarío... Incluso en cataluña.

pero qué te voy a contar si te pasas el día rodeado de ellos.

Será por eso que insisten tanto en que son mes que un club?