jueves, 15 de mayo de 2008

El CAMELO de la REENCARNACIÓN


Al hilo de lo que hablábamos ayer acerca de la enormidad del Universo, me ha venido a la mente cierta reflexión que me hice una tarde mientras me bebía dos o tres litros de granizado de limón. El granizado no tiene ninguna relación directa con mi reflexión y el limón tampoco, pero si a Newton siempre se le ha permitido que asociase una manzana a su teoría de la gravitación universal, no veo por qué no ha de permitírseme a mí asociar el granizado de limón al destino de las almas humanas. O sea que, una tarde, mientras daba cuenta de varios litros de granizado de limón, me puse a pensar en la incomprensiblemente extendida creencia en la reencarnación y llegué a ciertas conclusiones, a saber: Con lo enorme que es el Universo, con la inmensa cantidad de planetas y planetoides que hay, los seres humanos tienen que reencarnarse precisamente aquí, en este planeta esquinado de una de las galaxias más insignificantes del Universo conocido. Y si no, preguntadle a algún farsante de esos que dicen saber en qué se había encarnado uno en el pasado. Siempre te dirá: Tú fuiste el general Custer, o Cleopatra, o el Rey del Mondongo. No sé de ningún caso en que se le haya dicho a alguien que en el pasado fue un marciano. Y mucho menos que fue, en lugar de algún célebre personaje de la Historia, el esclavo feo, jorobado, sin dientes y con las uñas sucias que limpiaba las letrinas del palacio.

(¿Las vacas se reencarnan en humanos después de ser vacas? ¿O en delfines? La imagen de arriba está extraída de painkiller)

7 comentarios:

mar dijo...

Es que me parece que las almas tienen sus limitaciones.
Creo que los viajes astrales no te llevan tan lejos. Yo creo que es algo así como los sueños.
Tú alguna vez te has salido de la órbita en tus suéños, César?
Pues esto es lo mismo.

Los viajes astrales, los sueños y las reencarnaciones son primos hermanos.
Creo.

César dijo...

Los sueños son más reales.

mar dijo...

ah!

Anónimo dijo...

Se tiene que ser masoquista!! Despues de vivir una mierda de vida (o no) en este planeta; volver a vivir en el mismo y además convertido en un pez de las profundidades, un travesti o el biznieto de Acebes.
Tiene güevos, que diria aquel.
Quisiera ser un pez... (continua la canción de J.L. Guerra).
El granizado de Limón talvez no tenga nada que ver.. pero ¿que me dices de un zumo de piña bajo en calorias?( por poner solo un ejemplo.)La otra pregunta del millón seria: A Newton, ¿Le gustaria más el zumo de naranja o el zumo de limón? (lo que si se sabe es que era alergico al de manzana... es un decir).
Si son cuatro dias... la reencarnación serian 0cho (como mínimo)

LLuis

moncho dijo...

Lo mejor sería reencarnarse en alguien que tú elijas, a poder ser que haya vivido antes que tú. ¿Por qué las reencarnaciones siguen estrictamente la cadencia del tiempo? Sería genial recordar una vida anterior que hubiese sucedido dentro de mil años, por ejemplo. Me gusta el granizado de limón.

César dijo...

Muy bueno lo del tiempo, Moncho.

Anónimo dijo...

yo me pido nacer prícipe (azul claro!), pero de un sitio sin líos, eh!
Que si mi limusine, que si mi mayordomo, que si mi viaje p'aquí, mi viaje p'allá, ...
tiene que molar, creo.
jose