sábado, 31 de mayo de 2008

De nuevo el PLAN IBARRETXE


Hay que ver cuánta razón tienen los que dicen que casi todo es cíclico. Si bien de un modo intermitente, desde hace ya unos cuantos años oímos hablar del Plan Ibarretxe. Cada cierto tiempo, cuando se acercan las elecciones vascas o cuando al gobierno nazionalista de Euskadi le interesa crearse enemigos para dárselas de víctima, vuelve a aparecer el fantasma de la consulta popular sobre la independencia. Es un truco que se repite. Y sólo es un truco. Ni a Ibarretxe se le escapa que el referéndum es más inútil que la lucha por la anexión de los territorios vasco-franceses. Pero ahí está otra vez, dale que te pego a lo mismo. Tanto es así que hace siete meses escribí un artículo al respecto y aún tiene sentido. Casi todo es cíclico, ya digo. Y el artículo en cuestión decía:


El lehendakari Ibarretxe está obsesionado con preguntar a su pueblo si quiere la independencia y el gobierno del Estado, sea de uno u otro color, está obsesionado en impedírselo. Llevamos así varios años. Al margen de que los verdaderos problemas de la mayoría de los ciudadanos suelen estar en las antípodas de las neuras de los nacionalistas —qué más me da el Estatut o la independencia de Euskadi si no puedo pagar el alquiler, por ejemplo—, creo que se trata de un asunto que no tiene la menor importancia.

Desde mi punto de vista, Ibarretxe debería tener derecho a preguntar lo que le dé la gana porque ésa es precisamente la esencia de la democracia: el planteamiento público de una cuestión para que la ciudadanía decida. Y con mayor razón cuando ese referéndum que algunos dicen que amenaza los cimientos de nuestra sociedad no es vinculante; o sea, es simplemente de opinión y no obliga a nada.

Sin embargo, también creo que, en el caso de plantearse la independencia de uno de los territorios que actualmente componen España, deberían ser consultados
todos los españoles y no sólo los habitantes de esos territorios. Sería absurdo que Villanueva del Trabuco se independizara de España porque así lo hubieran decidido los vecinos de la localidad o, puestos a afinar un poco más, que el Valle de Arán dejase de pertenecer a Cataluña tras una votación unilateral de los araneses.

Me pregunto, no obstante, qué sucedería si la pregunta «¿El País Vasco debe ser independiente?» fuese formulada tanto entre los vascos como entre los españoles. Es decir, en lugar de uno, dos referéndums. Probablemente en el País Vasco saldría que
No y en España saldría que .

(El dibujo es de Forges)

5 comentarios:

mar dijo...

Vamos a ver, comprendo que a España como nación le pueda ir mal que Euskadi sea independiente pero, no nos engañemos, forzar a una tierra a pertenecer a una nación a la que no quiere pertenecer no es un ejercicio de libertad.

Pienso que sería saludable saber qué piensa la gente del país vasco en cuanto a independizarse definitiva y totalmente del resto de España. Quizás nos llevaríamos una sorpresa.

El problema vendría después.
¿Y si el 50% quiere la independencia y el otro 50%,no?
¿Y si solo lo quiere el 30%? ¿Y si lo quiere el 70%? ¿Y si lo quieren todos?

Bueno, al menos tendríamos las cosas más claras.

No pienso que fuese relevante preguntarle al resto de España en esta primera ronda.
En la segunda sí porque, ¿qué haríamos, si por ejemplo el 70% quisiese la independencia, con el 30% restante? ¿tendríamos que facilitar que salgan del país que les ha visto nacer y acogerlos en territorio español?

moncho dijo...

Mierda de naciones. ¿Por qué nacer en un sitio ha de darte derechos que no tienen los demás? No lo entiendo.

mar dijo...

Yo tampoco lo entiendo. Mierda de naciones.

Anónimo dijo...

Ni Dios, Ni Patria, Ni Rey (que decia aquel)... Si estas tres "cosas" no existiesen, desaparecerian tres de las principales razones por las cuales los hombres se han matado entre ellos. Miradondolo friamente ;no son más que conceptos abstractos de unas determinadas realidades... por tanto la mayoria de los que las han creido, las han defendido, han luchado por ellas... se han matado por "nada".
Nada justifica una "lucha" que conduzca a la "muerte" a nadie. Aunque siempre alguién lo justificaria bajo la falacia de: "en defensa propia".

Yo, desde la Pobla

Anónimo dijo...

Has hablado bien César!
(O hablaste bien, o hablarás bien, cuando lo vuelvas a publicar en el próximo ciclo!)
totalmente de acuerdo.
Solo están pa tontás, estos politicuchos!
El que habla también bien es el moncho este!
El 99% de lo que dice me lee el pensamiento.
¿Será un guru?
jose