jueves, 8 de mayo de 2008

CATALUÑA elimina el BACHILLERATO NOCTURNO


Después de que el Informe Pisa dejase la educación en Cataluña a la altura del betún, el gurú del Departamento de Educación de la Generalitat, Ernest Maragall, ha dado el golpe de gracia al asunto suprimiendo el bachillerato nocturno. Cojonudo. De ese modo mata varios de pájaros de un tiro, pero sobre todo elimina el gasto siempre innecesario del acceso a la cultura de los pobres o, dicho de otro modo, de los que tienen que alternar la jornada laboral y los estudios. Para colmo de colmos, dice que lo ha hecho porque las nuevas tecnologías sustituyen al bachillerato nocturno. Claro. Todo el mundo sabe que los profesores no sirven para nada y que pueden ser sustituidos por un programa informático. Sobre todo los de ciencias. O sea que ya pueden ir preparándose los catedráticos, maestros y demás, aunque den las clases a la luz del día. El señor Maragall está diciendo entre líneas que, dentro de poco, Cataluña va a prescindir de sus servicios.

(Los nazis quemaron libros públicamente. No han sido los únicos. La imagen está extraída de notasmoleskine)


1 comentario:

mar dijo...

Después de oir esa noticia y enfurecerme me he empezado a preguntar si esto puede ser el principio de algo muy preocupante: la supresión de las aulas y clases presenciales para todos los niveles de escolarización.
Me he imaginado a los chavales estudiando a través de internet en sus casas y cambiando las horas de recreo por los ratos de chateo con los amigos.
Los únicos que se librarían serían los que todavía no saben utilizar el ordenador. O sea que los amigos tendrán que hacerse durante el jardín de infancia o bien, resignarse a que no tengan cara o a perder el contacto personal.