jueves, 21 de febrero de 2008

PERVEZ MUSHARRAF Y LA DEMOCRACIA


Pese a lo que digan los propagandistas norteamericanos, todos sabemos que muchos gobiernos que los Estados Unidos tienen como amigos no son precisamente demócratas. Yo diría que algunos de esos gobiernos se ríen abiertamente de la democracia o que incluso la combaten. En cualquier caso, la democracia tampoco es la panacea. Pero lo de Pervez Musharraf, presidente de Pakistán desde el golpe de Estado que él mismo dio en 1999, no sé ni cómo llamarlo.

Creo que muchos estábamos esperando un pucherazo en las elecciones recientes de Pakistán. Ya verás, decía yo el otro día, Nos vamos a reír cuando Musharraf aparezca en la tele diciendo que ha ganado su partido. Todo apuntaba a una victoria de sus contrincantes y al posterior juego sucio de Musharraf que le haría ganar de nuevo habiendo perdido. Pero no ha sido así. Nada de pucherazos. Musharraf ha perdido y, muy noblemente, lo admite. Ahora bien, el tío también ha dicho que no va a dimitir.

No acabo de comprender qué entiende el tal Musharraf por unas elecciones democráticas. En mi opinión, alguien debería explicarle cómo ha funcionado esto desde que lo inventaron los griegos. Nadie le pide que dimita. Cuando uno pierde las elecciones, no tiene que dimitir: debe irse. Pero al parecer Musharraf no lo capta. Porque no sólo no va a dimitir tras aceptar humildemente la derrota, sino que está dispuesto a trabajar con «cualquier partido o coalición» para lograr el objetivo de dar a Pakistán «un gobierno estable y democrático». O sea que no piensa irse y, además, tiene intención de formar parte del nuevo gobierno. Menos mal que reconoce haber perdido, porque si no...


(En la imagen de arriba, dos grandes demócratas. Está extraída de jonkepa.files.wordpress.com)


1 comentario:

mar sarto dijo...

La psicopatía funciona de la siguiente manera: Cuando alguien descubre el juego del psicópata, éste cambia de estrategia y se posiciona en cualquier otro lugar distinto al que estaba antes. Con eso consigue desconcertar a toda la gente de buena fe e incluso hacerles sentir mal por haber pensado mal de él.
Después lo único que tiene que hacer es tratar de parecer una persona colaboradora a la vez que intenta obtener el control con juegos sucios.

Lo que no acabé de entender fue el retorno de Benazir Butto y su exposición absurda a sus enemigos. Tenía tantos números de ser asesinada. Históricamente ha habido muertes que, si se me permite la expresión, han sido "útiles" por las consecuencias que han acarreado pero la triste muerte de esta mujer, me ha parecido tan estéril. Ojala esté equivocada!