miércoles, 26 de diciembre de 2007


DOS PUNTOS DE VISTA DE LO MISMO

Entre las dos fotografías anteriores median unos setenta años y, no obstante, reflejan la misma situación: son niños jugando. La foto en blanco y negro es de 1937, en plena Guerra Civil. La hizo el genial Centelles. La otra es de la agencia Reuters, y es una escena de Palestina, la tierra de ese otro niño al que medio mundo ha cantado villancicos estos días. En ambas fotos, los niños juegan a lo que vieron algún día, a lo que han visto hace poco o, lamentablemente, a lo que están acostumbrados a ver. Impresionan las expresiones de los que se supone que están a punto de ser fusilados por sus compañeros y, en la otra foto, la de los muchachos que, metralleta en mano, vigilan esa acción que tanto puede representar un secuestro como una redada de insurgentes. En cualquier caso, parece como si en setenta años no hayamos aprendido nada.


(Ya he dicho que la foto en blanco y negro es de Centelles. La otra apareció publicada en El País)

8 comentarios:

fernando dijo...

Bueno... Hemos mejorado la calidad del juguete, ahora mata de verdad.

César dijo...

El artículo de donde he cazado la foto de los niños palestinos decía que las armas son de plástico. Algo es algo.

mar sarto dijo...

Pues parece que se las hayan cogido a sus padres mientras estos echan una cabezadita.
Dan el pego total.
Qué vergüenza, qué tristeza y qué miedo porque los nuestros tienen que utilizar palos para jugar, pero los palestinos, tienen unas replicas fantásticas para emular ese desgraciado ambiente que les rodea.
Parece como si los adultos les autorizaran a matar en un futuro cercano, facilitando que tengan en sus manos semejantes artilugios.
Creo que sí que hay alguien que ha aprendido algo en 70 años: los fabricantes de "juguetes". Han aprendido a hacer negocio con algo que debería hacer que se les cayera la cara de vergüenza.

Anónimo dijo...

¿Incluimos a los fabricantes de coches de juguete?

mar sarto dijo...

No he comprendido el comentario de anónimo pero me encantaría que lo aclarara.

Anónimo dijo...

Los coches matan más que las pistolas. Educar a un niño en el amor a la velocidad es lo mismo que educarle regalándole armas.

mar sarto dijo...

Cierto lo que comentas de los coches. Por un momento creí que lo decías por recochineo hacia mi comentario ya que hay mucha gente que opina que jugar con pistolas no es dañino para los niños.
Supongo que el hecho de que sea más o menos dañino (lo de las armas) debe de depender, en parte, del contexto en el que se dé el juguete al niño.
Pero en cualquier caso sigo opinando que los fabricantes de juguetes deberían de ser un poco más responsables.
Gracias por la aclaración, anónimo.

subdesidia dijo...

Permíteme que haga un enlace a tu post, llevaba la misma idea cuando llegué hasta aquí buscando la foto de Centelles, ya la conocía, hoy la recordé en medio de un ataque de miedo.

Gracias por la foto de El país, no la había visto, también por tu redacción.

Saludos.