miércoles, 17 de octubre de 2007

LOS AMIGOS DE ESTADOS UNIDOS

Desde la II Guerra Mundial, los Estados Unidos de América han bombardeado los siguientes países: China (1945-46), Corea (1950-53), China (1950-53), Guatemala (1954), Indonesia (1958), Cuba (1959-60), Guatemala (1960), Congo (1964), Perú (1965), Laos (1964-73), Vietnam (1961-73), Camboya (1969-70), Guatemala (1967-69), Isla de Granada (1983), Libia (1986), El Salvador (1980), Nicaragua (1980), Panamá (1989), Irak (1991-99), Sudán (1998), Afganistán (1998), Yugoslavia (1999), Afganistán (2002) e Irak (a partir de 2003). También han apoyado, bendecido y subvencionado los golpes de Estado y demás maniobras sucias que han llevado al poder a un buen número de gobiernos dictatoriales. La opinión del mundo sobre los Estados Unidos de América es, digamos, un tanto despectiva.

Pero para arreglarlo todo está el presidente Bush. Ese gran hombre ha sido honrado recientemente por una visita de quien se hace llamar su amigo, el Dalai Lama, a quien aún no entiendo por qué se le otorgó el premio Nobel de la paz en fechas pasadas. Supongo que han servido de algo los millones de euros que recauda dando conferencias por el mundo y que, en parte, utiliza para poner combustible a su avión privado. Pero la reunión de esos dos grandes ídolos espirituales (Bush y el Dalai Lama) ha encendido las iras de China. Parece mentira, ¿verdad? Sin embargo, las ansias de hacer amigos del presidente Bush no tienen límites. Después de sus esfuerzos por pacificar Irak, Irán, Afganistán, Palestina, Siria y todos los demás países árabes, el gobierno de Estados Unidos se ha granjeado la amistad de otro gran gigante, Rusia, al proyectar un frente de misiles al estilo de la guerra fría. Y por si eso fuera poco, está a punto de romper relaciones con quien tan estupendamente le ha servido para invadir Irak: Turquía.

Recuerdo que hace veinte años no todo el mundo tenía el concepto que tiene hoy en día sobre los Estados Unidos. Cuando me daba por incluir mi opinión al respecto en alguna conversación, aparecía el de siempre diciendo que gracias a Estados Unidos habíamos alcanzado nosequé beneficios y bla, bla, bla. Será como esas grandes ventajas que, demostrando su extensa cultura, auguró Jeff Bush si la República de España apoyaba el ataque de su hermanito a Irak. ¿Alguien se acuerda? Los Estados Unidos se han ganado a pulso la fama. Pero George Bush está superando lo que ya era increíble. Dentro de poco sólo apoyará a los Estados Unidos el 4% de la población mundial. Digo esa cantidad porque el 4% de los españoles estuvo de acuerdo en que Aznar enviase a las tropas a Irak. Es el mismo porcentaje de respuestas afirmativas que obtendríamos en el caso de que preguntásemos a la gente si Elvis Presley está vivo.

4 comentarios:

Geranio Pocho dijo...

No me jodas tío, ¡Elvis aún vive!

En cuanto a tamaños y demás, lo veo perfecto, pregúntale a tu brother si ya lo ve bien.

José Luis Galiano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Luis Galiano dijo...

El artículo continúa teniendo ese tono crítico y sarcástico habitual de tu blog, pero en el día de hoy he reparado en que como la foto de tu perfil personal está alineada horizontalmente con la imagen que ilustra el artículo, se visualiza una sola estampa en la que parece que estás mirando la escena de aquel día en que Aznar estuvo en la cima del mundo, y en este caso la expresión de tu rostro parece más justificada que otras veces.

mar sarto dijo...

Me alegro, José Luis, de que hayas hecho ese comentario. De no ser así a mí me habría pasado desapercibido y hubiese sido una verdadera pena. Es absolutamente cierto y divertido.