martes, 30 de octubre de 2007

LA INFORMACIÓN Y EL 11-M

Mucha gente creyó que, con la aparición de Internet, iba a ser más fácil demostrar hechos o verdades al disponer de una cantidad de información como nunca se había tenido. Otros, más quisquillosos o menos ingenuos, dijeron que algo harían los de siempre para que la información dejase de tener importancia. Poco a poco, la realidad ha ido dando la razón a estos últimos.

Antes de que Bush ordenase la invasión de Irak, todos sabíamos que Sadam Husein no tenía armas de destrucción masiva. En cualquier web de contenido político podía leerse que las pocas que tenía y que, por cierto, le habían vendido los Estados Unidos de América ya habían sido utilizadas en guerras del pasado contra sus vecinos. Sin embargo, aún hoy en día hay un alto porcentaje de ciudadanos norteamericanos que creen, no sólo que Sadam tenía un arsenal nuclear oculto en alguna duna del desierto, sino que estuvo detrás del atentado de las Torres Gemelas. La información, mil veces repetida para desmontar las mentiras de Bush y sus compinches, no ha servido para maldita la cosa. Irak fue invadido y las tropas invasoras siguen ahí, apoyadas por buena parte del pueblo de Estados Unidos.

Con el asunto del 11-M ha sucedido algo parecido. Es increíble que haya gente que pueda creer todavía que existió una relación entre los terroristas de ETA y los de Al Qaeda. Es increíble que alguien pueda creer que los representantes del Partido Popular han actuado honestamente al insistir en esa doble autoría nada menos que durante tres años, tres. No obstante, pese a la existencia de toneladas de papel escrito y pruebas y más pruebas que demuestran lo contrario, hay quien cree una y otra cosa. Los políticos conocen el truco para que eso suceda. Y lo utilizan con éxito.

De modo que ya no me extraña que alguien pueda creer al ex ministro Ángel Acebes cuando, con toda su pachorra y sin ninguna vergüenza, dijo ayer que su partido nunca ha sido responsable ni ha mantenido la denominada teoría de la conspiración acerca de la participación de ETA en la matanza. Pero es que el día de la sentencia es ya mismo. Y las elecciones generales están cerca.

2 comentarios:

mar sarto dijo...

La gente que se cree esas cosas, no se plantea si el Partido Popular o Bush han actuado honestamente o no. Simplemente les va bien creerse todo lo que les dicen y ya está. Así de fácil. Cualquier excusa por parte del Partido Popular o de Bush será válida; sea la que sea. O ¿es que tú conoces a alguien que simpatice con esos partidos y que sea mínimamente crítico? porque yo, no. Son gente que no profundizan en nada; no se cuestionan las cosas. Simplemente piensan y actúan como creen que les interesa. Les importa un rábano si lo que dice el Partido Popular o Bush es cierto o justo. No quieren entrar en esa cuestión. Sencillamente, no les interesa. Y no es porque no tengan acceso a la cultura porque los que votan a esta gente suelen tenerlo, aunque no hagan uso de él.

estela quijano dijo...

Y encima el tío dice que nunca ha utilizado ningún atentado con fines políticos. Será hipócrita el tío... ¡SI TODA SU ESTRATEGIA POLÍTICA SE BASA EN ETA! Debía estar frotándose las manos cuando se cargaron a los pobres ecuatorianos. Agg, qué ajjjquito me da el palanganas este.