jueves, 17 de abril de 2008

Una CRISIS VOLUNTARIA


Desde hace tiempo nos dicen que hay una gran crisis en el sector de la construcción y que, si esto sigue así, todos vamos a pagarla. Pero no hay ninguna crisis. Simplemente, los constructores y las inmobiliarias están dejando de embolsarse los miles de millones que alguien permitió que estuvieran por encima de los precios lógicos de las viviendas.


(El chiste de arriba es de Forges. Está extraído de El País)


8 comentarios:

mar dijo...

Sí pero los que de verdad han hecho negocio, a parte de los constructores y las inmobiliarias, han sido todas las personas que compraban viviendas con ánimo inversionista y especulativo.

Estaría bien que les obligaran a poner las viviendas en alquiler y a un precio razonable y con contratos indefinidos. Aunque este tipo de gente siempre sabe cómo hacer trampas y sacar tajada de todo. Si les obligan por ley, algo se les ocurrirá para que los perjudicados sigamos siendo los mismos de siempre.

mar dijo...

Y por cierto, esas personas siempre son las que están cerca del poder (o dentro de él, directamente).

Anónimo dijo...

Este tema ha implicado a casi todo el mundo.
Particulares o inversionistas (que veian el modo de hacer negocio con lo que compraban)
Ayuntamientos (que financiaban asi gran parte de sus obras públicas... aparte de las comisiones que han ido a para a quien ya se empieza a saber)
Empresas (que han ganado lo impensable en comisiones... aunque si es cierto que algunas no pueden ahora - con la bajada de las ventas, que es real - hacer frente a las deudas contraidas, que tambien son millonarias)
Bancos (que se han hinchado de conceder creditos y por tanto de cobrar intereses)
Empresas de servicios y comerciales (que han vendido a las constructoras , diez veces lo que tenian previsto)
Por tanto la caida (aparte de los ayuntamientos, que tienen otras maneras - y sino las buscan - de no perder ingresos)realmente afecta y afectara a mucha gente.
El problema es que esto se ha "permitido" (porque si la gente comproba, era porque podian) a pesar de que todos sabian que era absolutamente irregular y que no se podria mantener este ritmo siempre. Ha habido y hay mucha mentira en todo esto (y muchisima injusticia)

Lluis

mar dijo...

Absolutamente de acuerdo con Lluis en todo el contenido de su comentario.

Esos particulares burgueses o nuevos ricos también han hecho mucho daño, aunque sus compras se hayan limitado a 3 o 4 viviendas.

moncho dijo...

Burgueses lo somos todos, aunque dé un poco de asquito. Bueno, excepto quizás los ocupas y el rey y demás familia.

La crisis se veía venir, porque el modelo de crecimiento de un país basado en el ladrillo no tiene ningún futuro. Yo nunca entendí cómo los pisos valían lo que valen aún ahora. ¡Pero si España es un desierto! En Francia hay el doble de personas, en los mismos metros cuadrados de territorio.

Un amigo mío que alguna vez ha leido este blog vive ahora en Viena, pero es de León. Tenía un dinero ahorrado y pensó en comprarse un piso, que es un bien que a largo plazo no se devalúa sino que cada vez vale más. El caso es que anduvo mirando por ahí y está más caro el metro cuadrado en León que en Praga, Budapest y al mismo precio más o menos que en algunas buenas zonas residenciales de Viena. De locos.

No veo nada malo en comprar viviendas con ánimo inversionista, ¿por qué no? Hay quien comercia con tomates, con papel y con cualquier cosa, mientras que no hagas mal a nadie. ¿Por qué no con las viviendas?

El problema no está en comprarse dos o tres viviendas para hacer negocio, el problema está en la especulación del valor del suelo. Y esto se hace con la complicidad del poder político local, de los ayuntamientos. Ahí está la gran corrupción. Se ha estado desviando el dinero que nos enviaba Europa, millones a manta, a ejecutar obras faraónicas de todo tipo que beneficiaban a las grandes costructoras, siempre bajo cuerda. No se ha reservado un duro para mantenerlas, porque lo que interesaba era gastar, gastar y gastar, a comisión siempre. Ahora esas grandes empresas compran eléctricas, bancos, ... La crisis empieza ahora, aquí, porque el modelo no tenía futuro y porque Europa ha cerrado el grifo.

Hoy en día en La Coruña, por ejemplo, los promotores hacen la siguiente cuenta: vamos a comprar este solar para hacer 24 viviendas en 8 plantas, un tercio del precio final del piso es la repercusión del solar, otro tercio la repercusión de la construcción y otro tercio de beneficios. Se construye muy mal, todo lo mal que permite la ley, y los pisos están más caros que nunca.

Los bancos ya no dan créditos a los promotores. Muchas pequeñas empresas constructoras y promotoras van a desaparecer, lo que no está mal, porque había demasiadas. El problema es que se va a generar mucho paro, que el banco ya no da créditos y que la bola ya está rodando hacia abajo: desconfianza, falta de inversión, paro.

Y la inflacción. ¿Pero cómo no van a subir los precios de todo, si en los últimos 10 años el precio de un bien de primera necesidad como es la vivienda se ha multiplicado por qué sé yo? Si tú vendes algo y te sube la hipoteca un 40%, ¿cómo la vas a pagar? Pues venderás más caro, digo yo que no sé nada de economía. Quizás no sea verdad pero ami me parece lógico.

Bueno, hola a todos y un saludo.

mar dijo...

Siempre puede haber personas que necesiten una vivienda de alquiler y esos inversionistas les podrían alquilar las suyas, pero lo que no es posible es dejar de la mano de Dios, como se ha hecho en este país, el mercado inmobiliario sin intervención alguna por parte del Estado.

Se ha ejercido una política absolutamente neoliberal que ha permitido que muchos se enriquecieran y otros muchos se empobrecieran y se ha abierto una brecha muy grande entre las clases sociales de este país.

El problema que se ha suscitado aquí es que no se ha tenido en cuenta que la vivienda es un "artículo de primera necesidad" al que todo el mundo debería tener las mismas posibilidades de acceso.
Debería ser un derecho de todos los ciudadanos poder acceder a la compra de una vivienda y no solo privilegio de unos pocos.

No está mal que se comercie con viviendas como con tomates, pero eso se tiene que regular porque si no se regula, entonces sí que está mal.

moncho dijo...

Insisto: el problema no es de la vivienda como tal, sino de la especulación del suelo. Y en esto interviene decisivamente la administración local, los ayuntamientos, y los corruptísimos concejales de urbanismo y alcaldes.

mar dijo...

Si, claro Moncho, tienes razón.

El problema es de la especulación del suelo por parte de los ayuntamientos, del gobierno por saltarse la constitución por el forro, de los particulares listillos, de los especuladores en general que han tenido acceso a una información de primera mano para jugar al "vamos a hacernos ricos", del Rato, que se encontraba en en una situación privilegiada para conseguir información, del Lacalle y otros especímenes del PP listillos y sin escrúpulos, del gobierno del psoe que no construyo las 800.000 viviendas de protección oficial que había prometido, etc.etc.etc.