martes, 22 de abril de 2008

La LEY es IGUAL para TODOS

(ay, que me da la risa)


Es como el asunto del pecado original, que nos culpa a todos de algo que hicieron otros. Por lo visto, eso sigue en pie. Ya que algunos hombres han agredido y agreden a sus parejas, la ley se decanta violentamente a favor de las mujeres y aplasta los derechos de otros hombres que, como yo, no hemos agredido jamás a nuestras parejas ni creo que pudiéramos hacerlo por muy en contra que se nos pusieran las cosas. Pero, por si acaso, le ley ya nos discrimina en su propio enunciado. Veo a los fundamentalistas de Zapatero rasgándose las vestiduras, pero hay que ser justos y, si nos atenemos a la Ley Contra la Violencia de Género y a otras supuestas menudencias, el segundo gobierno zapateril no lo es. De hecho, el presidente y los suyos están consiguiendo que algunos empecemos ya a plantearnos la posibilidad de volver a nuestra querida posición abstencionista en las próximas elecciones.

Literalmente, la nueva ley que acaba de aprobarse en el Congreso agrava las penas a los agresores de sexo masculino y a cualquier persona que maltrate a otra especialmente vulnerable con la que conviva. Es decir que, si le pego un hachazo a mi señora, me caen tantos años de cárcel. Pero si soy yo quien recibe el hachazo, mi señora será condenada a unos cuantos años menos que si se lo hubiera dado yo a ella. Cojonudo. Reto a los zapateristas radicales a que me expliquen con calma dónde radica la justicia de la ley mencionada. Porque, además, también existen las parejas homosexuales, ¿no? ¿Cuál de los dos componentes sería el de sexo masculino? ¿La ley sería benévola con ambos o sería al revés y recibirían los dos el trato más duro? Y en cuanto a la segunda parte del enunciado, también tiene tomate. Dice que se agravarán también las penas a quien maltrate a una persona especialmente vulnerable con la que conviva ¿Quién está considerado como especialmente vulnerable? Es de suponer que, si yo recibo un hachazo de mi señora, debería tener derecho a que la ley me tratase como un ser especialmente vulnerable. Es de cajón que, si yo no fuese vulnerable, mi señora jamás habría podido arrearme el estacazo. Pero imagino que no es así y que, si me quedan fuerzas para rebotarme, caerá sobre mí todo el peso de la ley por la atrocidad de haber nacido hombre.

(La imagen está extraída de yameley)


4 comentarios:

mar dijo...

Creo que tienes mucha razón en lo que dices.
El problema es que los del gobierno parecen tontos del culo, con perdón.
La violencia “de género” desata mucho revuelo y no les interesa que eso sea así. Piensan que tienen que acabar con ella si quieren continuar disfrutando de los votos de la mayoría de los ciudadanos de este país y entonces lo hacen recurriendo a las estadísticas.

Y, qué nos dicen las estadísticas?

Pues nos dicen, que los abusos que se producen de un humano hacia otro humano y la violencia, los ejercen de forma mucho más frecuente los hombres que las mujeres (en cuanto a los homosexuales, creo que la mayoría encajarían en el patrón mujer aunque adopten el rol de hombre en la relación).

Pero claro, haciendo las leyes de esta manera, es como se cometen las injusticias. Es el cuento de nunca acabar.

Yo creo que el día que se den cuenta de que haciendo las cosas bien tienen más números de conseguir la mayoría absoluta, quizás se lo replanteen. Pero, no sé por qué, algo me dice que ese día no llegará nunca.

César,
dices: “es de cajón, si yo fuese vulnerable, mi señora jamás habría podido arrearme el estacazo”.
Pero digo yo que te lo podría haber pegado en defensa propia en el momento en que te estás atando el cordón del zapato para no tropezarte, mientras corres a por ella con intención de ahogarla con el calcetín, por ejemplo.

Anónimo dijo...

Si los roles estan cambiando ; también lo estan haciendo los comportamientos de los hombres y mujeres en nuestra sociedad. Quien diria que las mujeres no generan violencia viendo a un grupo de "descerebradas" agrediendo a una chica por la calle (supongo que todos recordais el video). Tambien hay mujeres (increible, pero cierto) que asesinan a sus bebes o que le quitan a una chica el suyo del hospital por no haberlo podido tener ellas mismas. Mujeres que estan junto al maltratador e incluso lo tapan cuando este agrede a sus propios hijos. La mujer esta adquiriendo muchos de los "buenos habitos" de la parte "criticable" del sexo masculino (que aunque no son todos; los hay).
También es violencia despreciar a un hombre (o a una mujer), reirse de un defecto o de una parte de su cuerpo o de sus facultades fisicas o intelectuales.
En eso no veo tanta diferencia entre hombres y mujeres. Pero no creo que la ley este para tantos matices...

Lluis

mar dijo...

Lluis, creo que tienes razón. La mujer también ejerce una violencia psicológica importante y algunas mujeres hasta física, pero lo que está claro es que es peor la violencia física que la psicológica por muy dura que ésta sea.
Peor en el sentido de que el abuso es mayor cuando hay una superioridad de fuerza o poder.

Está claro que el maltrato psicológico dirigido a un niño, por ejemplo, por parte de unos compañeros mayores que él, es terrible, pero mucho más terrible es que abusen de él o le agredan físicamente. Por eso está más penado en derecho el maltrato físico que el psicológico.

Claro que es violencia despreciar a alguien pero, aunque te parezca mentira, eso se sigue dando más por parte del hombre hacia la mujer que de la mujer hacia el hombre, estadísticamente hablando.

Lo sé de primera mano porque un experto criminólogo especialista en la materia, me lo ha dicho de primera mano contestándome a un correo que yo le envié en el que le planteaba esta cuestión precisamente.

Os voy a transcribir lo que le pregunté y lo que él me respondió:

Mi pregunta fue la siguiente:

"- Perdona que te moleste de nuevo pero hay algo que ronda
mi cabeza.
Leí en algún sitio que tú habías dicho que "los hombres suelen ser más violentos que las mujeres en su conducta, tanto cuando se
trata de delinquir, como en su vida diaria. Además, en más de un
ochenta por ciento de los casos sus víctimas son mujeres.
Vale, el hombre delinque más que la mujer y seguramente haya un mayor número de sociópatas varones que mujeres pero, yo me pregunto
¿Hay más psicópatas varones que mujeres? o ¿es que la psicopatía en la mujer no se "ve" tanto a
nivel social porque son menos violentas y por tanto menos
espectaculares y se conforman con hacer el daño de manera más encubierta y en un entorno más
próximo? Quizás lo que estoy diciendo son estupideces pero es que me cuesta creer que haya más hombres "malvados" que mujeres "malvadas". Si es una cuestión de base biológica que alcanza a los dos sexos, es posible que el reparto natural sea equitativo no?"

Y el criminólogo me contestó:

"La clave está en no confundir la psicopatía con la maldad. Una persona puede ser mala (un acto de libertad) y no ser psicópata (que es una condición clínica). La psicopatía se asocia con una gran capacidad de violencia psíquica y/o física, y en eso la biología del hombre (que le exigió desde el origen de nuestra especie la conquista y la lucha a muerte por la supervivencia) está mucho más preparada que la de la mujer, desde siempre más preocupada de que a su hijo no lo matara una fiera o el conquistador de turno.
Es una cuestión de intensidad de los síntomas.
Hay mujeres psicópatas, por supuesto, pero al definir la psicopatía -en parte- como la capacidad de ejercer una crueldad sin conciencia, introducimos aquí un patrón de abuso hacia los otros y de violencia que es más frecuente en hombres. Ahora bien, si dejáramos a un lado la violencia física y la transgresión de las normas, quizás los números inter sexos se equilibrarían, pero hoy por hoy no existen esas
estadísiticas..."

Y ahora yo añado:

Y no tenemos que perder de vista que los hombres también maltratan a otros hombres más débiles que ellos.

Aún así yo creo que para ser justos se debería hacer una ley que hiciese trajes a medida y no una ley que trate a TODOS los hombres por igual porque no todos los hombres son iguales y se pueden crear muchas injusticias.

Se debería hacer mucho más incapié en las periciales judiciales y formar a esos peritos bien para no cometer errores de diagnóstico cuando se juzga a alguien.

Anónimo dijo...

joder, qué filosóficos estáis!
lo que está mal hecho, está mal hecho, y César lo denuncia.
Pues estoy de acuerdo, qué coño!
lo que no quita que el que es un cafre, lo es. lo será, y que se pudra en la cárcel o en donde sea!
er jose