viernes, 25 de enero de 2008

RACISTAS PERO NO MUCHO


Hace veinte años me dijo un amigo negro que en España no había problemas de racismo porque los negros y los marroquíes todavía eran casos excepcionales, pero que ya veríamos cuando en nuestro país hubiese un par de millones de inmigrantes. En parte tenía razón y en parte no. Porque mi amigo no contaba con el hecho de que España es el único país del mundo donde los racistas se niegan a aceptar que son racistas. O sea que en España no hay racistas. Y, sin embargo…

Desde hace un tiempo escucho, en la radio y en la tele, las quejas de las madres de familia respecto a las supuestas ventajas que gozan los inmigrantes, por ejemplo, a la hora de acceder a las plazas escolares para sus hijos. Pero yo no soy racista, que conste, añaden al final de su discurso. También suelen quejarse de las ayudas económicas que reciben los extranjeros afincados en nuestras tierras y del hecho de que, poco a poco, vayan apropiándose de barrios enteros. La verdad es que es curioso. Porque no sé si España es racista o no, pero estoy seguro de algo que se ha dicho muchas veces: así como el nacionalismo es el peor defecto de los franceses, el pecado más característico de los españoles es la envidia. Y de hecho creo que, en muchos casos, eso que algunos toman por racismo no es más que envidia.

Para empezar, los inmigrantes no se apropian de ningún barrio, sino que poco a poco se instalan cerca de sus paisanos. Es lógico. Por otra parte no van a vivir precisamente a los mejores barrios, a los de las avenidas anchas y los parques arbolados, sino a esos otros que muchos vecinos de la ciudad ni siquiera conocen. O sea, algo parecido a lo que hicieron los tres millones de españoles que no tuvieron más remedio que vivir en el extranjero cuando vivía Franco. Pero, por lo visto, hay quien no recuerda algunos aspectos de nuestra historia reciente. En segundo lugar, es absolutamente falso que los inmigrantes tengan ventajas sobre los españoles a la hora de encontrar plazas escolares para sus hijos. Tienen muchos más hijos que nosotros, y eso es lo que cuenta. Si los españoles tuviéramos la misma cantidad de hijos que los inmigrantes, tendríamos que quejarnos de otra cosa. Y en cuanto a las ayudas económicas, lo siento pero estamos en las mismas. Hace un año necesité recurrir al Estado por enfermedad. ¿Alguien cree que tuve que hacerme pasar por moro, chino o ecuatoriano? Cuando uno lo necesita y tiene derecho a una ayuda, la Asistencia responde y da igual de dónde sea uno mientras esté viviendo y trabajando en España. Semejante cosa, en lugar de ser motivo de crítica, debería ser un orgullo.

Pero lo que últimamente me ha incomodado más al respecto fue una noticia de no sé qué barrio de Barcelona. Apareció en TV3, la televisión catalana. Resulta que los vecinos acababan de organizar una manifestación porque los comerciantes chinos estaban comprando todos los locales y desplazando, por tanto, a los comerciantes de toda la vida. ¿Pero lo hacen de un modo ilegal, en plan mafia?, me pregunté. No. Los mismos vecinos decían que no se trataba de chantajes ni de amenazas. Simplemente vendían más barato. ¿Y entonces?, volví a preguntarme. No hay derecho a que los comerciantes de aquí tengan que cerrar por culpa de los chinos, decía una vecina indignada. ¿Y si, en lugar de chinos, hubiesen sido gallegos?, me hubiese gustado preguntar a la señora, ¿La asociación de vecinos habría organizado también una manifestación contra los gallegos? Dejémonos de historias: la culpa de todo, si la hay, está en que los chinos trabajan más que los de aquí. O en la envidia, claro. La puta envidia española.


(La imagen de arriba está extraída de www.elagitador.com)


16 comentarios:

mar sarto dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices, César, pero también quisiera decir algo.
A veces tengo la sensación de estar en un país extrangero en el que no se me entiende.

Hemos sufrido una invasión incontrolada y todo requiere un período de adaptación. Hay que acostumbrarse. Yo no soy racista ni envidiosa PARA NADA; comprendo las necesidades de estas personas pero tengo que reconocer que a veces me cuesta asimilar que están por todas partes cambiando nuestras costumbres.

Tienen una cultura distinta que se está metiendo en la nuestra y cambia cosas y, eso no se asume de la noche a la mañana.

César dijo...

Eso ha pasado constantemente durante toda la historia de la Humanidad. No es nada nuevo.

mar sarto dijo...

Lo de la envidia tampoco es nuevo.

una oscense dijo...

Me gusta tu forma de pensar. Y me enorgullece saber que, de vez en cuando, a la hora de acercar la mano, hay alguien con seny que lo hace. Es lo que se llama convivencia, amistad, amor...JUSTICIA.

mar sarto dijo...

Quisiera recordar que el problema de la prostutición, por ejemplo, ha aumentado notablemente en nuestro país a causa de la inmigración y los robos con violencia y tantas otras cuestiones que no podemos obviar. Es muy bonito tender la mano a alguien cuando lo necesita y yo soy la primera en hacerlo, pero la inmigración en nuestro país, nos ha traído soluciones pero también problemas y es normal que las personas que son acuciadas por estos, se quejen.

mar sarto dijo...

Creo que solo deberíamos tender la mano a quien nos respete y nos quiera. Los demás, por mí, ya se pueden ir por donde han venido.

César dijo...

Cuando fui a Amsterdam hace unos 27 años, hice una parada en Bruselas. Allí conocí a un par de paisanos que me pusieron al día de lo que sucedía en la ciudad. La banda de pistoleros más terrible de la ciudad estaba compuesta exclusivamente por españoles.

Del mismo modo, es lógico que los inmigrantes que vienen a España para buscarse la vida no sean exclusivamente doctores honoris causa.

mar sarto dijo...

Yo más que lógico diría que es una realidad.
No hace falta ser doctor honoris causa para ser una persona decente.

(Espero por el bien de los amsterdameses que la ley les ayudara a expulsar del país a esa gentuza española o a rehabilitarlos en caso de que eso fuese posible)

la que habla por los codos dijo...

En mi opinión es muy necesaria una reeducación de nuestro país.

Creo que se impone poner ciertos límites y dar ciertas facilidades a los inmigrantes para que se adapten y no nos traigan unos problemas que no queremos y que son suyos y una reeducación de nuestros paisanos para que no digan y hagan esas estupideces que tu denuncias en tu artículo.

En mi opinión todos tenemos que adaptarnos a esta nueva situación que ha pillado a muchos por sorpresa.

Anónimo dijo...

ostias!!
no sabia que andabais comentando estas cosas por aqui!!
e recibido un meil de mi ermanillo mike con un link i e llegado asta qui!
arreglando el mundo, si, que buena falta le hace.
en mi opinion, esta el tema tan jodido que de poco sirve comentar segun que cosas.
aun asi ahi va mi comentario filosofico:
los que han llegado hasta aqui, sera porque en el lugar de donde vienen no debian ir en yate ni tener un mercedes.
a nadie le gustaria dejar su entorno, sus costumbres, etc. si no lo estuviera pasando chungamente mal.
de todo hay como en todos lados, pero cuando veo pasar un negro, moro, chino, hispano, o lo que sea, ... pues me da cierta pena.
encima solo falta que los privilegiados del mundillo occidental se caguen de miedo cuando se les acerca uno de ellos, ...
qué triste !
er jose

fernández dijo...

En mi opinión la culpa es del "Ministerio Internacional de Cultura, Buenos modos y Folklore".
...Ah! no, que aún no se ha inventao..

mar sarto dijo...

De momento tenemos solo el de Incultura y Malos modos.
Así nos va.

la que sigue hablando por los codos dijo...

Por ejemplo, si hubiese plazas escolares para todos no se suscitarían esos problemas que apuntas.

Es en cierta medida humano mosquearse si estás esperando que le den plaza a tu hijo en el colegio y te la niegan al tiempo que se la dan a un inmigrante que acaba de llegar al país. Es como estar dos horas en la cola del pan y que atiendan, antes que a tí, a alguien que acaba de entrar por la puerta pero que tiene más prisa porque ha dejado el coche mal aparcado. Estas cosas crean mal rollo y estaría muy bien que el gobierno tratase de evitarlas prestando más atención a los asuntos sociales y culturales entre otros.

mike dijo...

Pués , no se Cesar, yo en el trabajo hablo con negros pakistanies, indios, etc, que trabajan como yo cargando camiones etc, etc,incluso si puedo los llevo al pueblo desde la fábrica, pero a lo que vamos, yo inscribí a mi hijo en una escuela (de monjas) si, si, resulta que mi mujer había ido a la misma incluso su hermana, y vivimos a unos 50 metros de la misma, pués no ha sido aceptado, también te puedo decir la de chavales moros que van a esta escuela ,increible pero cierto, moros que supongo su religión será otra, pero ahí están tienen unas plazas para inmigrantes y tu quedas fuera, bueno de lo único que me alegro que me he librado de comuniones y demás miserias que no es poco, pero la cosa va así, ahora tengo que llevar a mi hijo en coche al colegio , imposible andando, es una de esas incongruencias de la vida, por otro lado estoy contento con el cole que tiene ahora y por supuesto también hay gitanos y moros en su cole ha! y chinas, una muy amiga de Daniel y no veas como habla el catalán la tía ¡que envidia!.
Un abrazo.
mike

Anónimo dijo...

1) Esta es la primera de todas, que manda narices que quieras comparar la inmigracion de mis abuelos y toda su generacion con la actual, cuando no tienen nada que ver

2) Racismo en España? Asomate a Europa, y verás las medidas que han tomado ya: en algunos paises como Suiza ya gobierna la ultraderecha, y en paises como Italia ya hay legislacion para inmigrantes problematicos ¿Que pasa, compañero?¿Estamos todos en todos los paises equivocados, o el racismo nuevo en España es una mania que de golpe a entrado a miles de españoles?¿No hay un antes y un despues en la seguridad en nuestro pais? Porque para usted no sé si la hay, pero para mí sí. En todos los ambitos

Oh, sí. Sale un español en el metro de Barcelona, arreandole una patada a una ecuatoriana ¿porqué no sacan los medios de comunicación (perfectamente adoctrinados por el gobieno) lo que hacen los inmigrantes en España? Latin kings, mafias del este de Europa, sudamericanas, gitanos rumanos (estos ya han causado hartazgo en Italia). Aquí mataron a casi 200 personas en un atentado, y la gente no reaccionó como en Estados Unidos tras el atentado a las torres gemelas ni como en Holanda, que mataron a 2 personas y los holandeses quemaron mezquitas...¿que pasa, compañero?¿Esto es un capricho solamente de los españoles, según tú?¿O es un pedazo de problema que está en toda Europa? Porque a tí se te llenará mucho la boca conque si el racismo en España, pero aqui de racismo no tenemos ni una decima parte del hartazgo que tienen en Estados Unidos o el resto de Europa

3) " los inmigrantes quieren todos los trabajos que no quieren los españoles "...madre mia, cuanto cuento con esa frasecita. Si yo contara la de casos que nada más obtener los papeles han salido zumbando de las obras o el campo. Una vecina boliviana que antes vivia en mi bloquen no quería ver el campo ni de lejos

Cuanta demagogia barata...

Anónimo dijo...

Ventajas la nueva inmigracion?

Colapso del sistema, bajón del nivel de vida, decadencia en la seguridad...cualquier persona con dos dedos de frente se dá cuenta de eso. Inmigracion sí, pero la justa, como hacian en tiempos de los españoles, que hasta las empresas venian aquí a contratar con todos los papeles en regla

Vamos a hablar con propiedad. Sí, llamame racista. Si a estar harto de toda situación se la llama ser racista, pues que quieres que te diga, soy racista