miércoles, 30 de enero de 2008

EL CREACIONISMO


Parece ser que en Estados Unidos está tomando fuerza una teoría que niega la teoría de la evolución y defiende el origen exclusivamente divino de la Humanidad. Se llama Creacionismo. Últimamente se está hablando mucho al respecto y la verdad es que no me sorprende que tales ideas se gesten precisamente en Estados Unidos. Es lo habitual, ¿no? Todo lo que huela a secta o a desviación turulata de los conceptos científicos suele tener su origen en aquellas tierras. Y lo cierto es que me da igual si los yanquis creen que fueron creados directamente por Dios o por el Moro Muza. Pero que no intenten traer sus disparates a Europa.

De vez en cuando me burlo de una amiga bióloga poniéndome en contra de la teoría de Darwin. Hablamos, discutimos, nos reímos un rato y luego pasamos a cualquier otro tema para seguir con lo mismo. Es saludable. Yo le digo que es imposible que el hombre saliese del mar disfrazado de ameba, que luego fuese tortuga y que después se convirtiese en simio peludo, que una cosa es la adaptación al medio y otra, muy distinta, la evolución de las especies. En cualquier caso, se trata de un modo como otro de pasar la tarde. Pero cuando observo que hay quien, a estas alturas, defiende seriamente la idea de la costilla de Adán, me dan cosas raras en la barriga.

Por supuesto, tiene que haber de todo. Eso lo deduje una mañana, a la hora del almuerzo, cuando vi en un bar de currantes a un travesti rascándose el culo. Sin embargo, no hay razón para tolerar todo aquello que, de alguna manera, puede resultar peligroso. Y confundir ciencia con creencia ES peligroso. Porque los creacionistas no se limitan a divulgar sus delirios entre la gente, sino que pretenden que sean una alternativa científica a la tesis de Darwin. La asociación estadounidense Médicos y Cirujanos por la Integridad Científica así lo dice.

Lamentablemente, el Creacionismo ha cruzado el Atlántico y está ayudando a extender la cerrazón de ciertos grupos cristianos que pululan por la red. No voy a mencionar a ninguno para no proporcionar la más mínima publicidad de sus neuras, aunque aseguro que es muy fácil dar con ellos. Y he dicho que su postura es lamentable por no decir algo más fuerte. La historia bíblica de la Creación, que el autor del Génesis escribió posiblemente para dar una explicación comprensible a la gente de su época, fue un obstáculo que a la ciencia le costó muchísimo vencer y que ahora, merced a esos grupos retrógrados, vuelve a estar de moda. Es imperdonable. ¿Qué nos traerá el futuro si permitimos que, al igual que sucede en algunos estados de Estados Unidos, se imparta el Creacionismo en las aulas como si fuese una teoría a tener en cuenta?


(El montaje de arriba está extraído de img170.imageshack.us)


12 comentarios:

pacocavero dijo...

Yo también sostengo la teoría que nos creó un enorme plato de espaguetis a la boloñesa.

Llámame arriesgado, pero hasta he hecho pasquines con los que empapelar toda la ciudad.

mar sarto dijo...

Me adhiero absolutamente a tu angustia de que la asignatura "creacionismo" pueda llegar a las aulas.

Es posible que eso ocurra en un futuro dada la cantidad de miedosos que pisan el globo terráqueo y que necesitan creer en cualquier cosa que les salve de desaparecer un día sin más.

Creo que es normal que nos cueste creer que la inteligencia se gesta sola. Quizás haya una inteligencia superior pero es ridículo afirmarlo sin tener ninguna prueba de ello y es un autoengaño pueril creerlo sin tener ninguna evidencia.

No estaría mal que el creacionismo fuese una alternativa científica a la tesis de Darwin pero desgraciadamente no lo es.
No han conseguido ninguna prueba científica. Se dice que han falseado pruebas científicas para conseguir convencer a los evolucionistas de su teoría pero, pienso que, el mismo hecho de creer que tienen que conseguir pruebas para demostrar algo, debería de bastar para que confíen en los que sí que las tienen.

Negar la evolución es cargarse de un plumazo las únicas evidencias que tenemos de "algo" que es seguro que sí ocurre.

Por cierto, me flipa que el génesis y toda la biblia en sí, tuviese esa divulgación a nivel mundial en una época en que las comunicaciones eran tan precarias y no tenían ni internet ni na de na.

una oscense dijo...

Para mi, lo importante, no es saber de donde vengo, sino cómo soy y adonde quiero ir

mar sarto dijo...

Precioso comentario.

Probablemente esté muy relacionado el "cómo soy" con el "adónde quiero ir".

Para mí lo más importante es el respeto y el no tratar de imponer nada a nadie. Cada persona es libre de decidir en qué quiere creer. Yo personalmente necesito muchas evidencias pero es posible que otras personas, quizás más afortunadas, no necesiten tantas.
Pero sobre todo creo que hay que respetar y no imponer. Creo que hay que dejar que la gente decida por ella misma.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
neurotransmisores dijo...

Respeto a los religiosos y a los ateos; lo que no repetable es que unos intenten imponer sus ideas o creencias a la fuerza.

mar sarto dijo...

Pasaba por aquí otra vez y...

Increíble el bicho del afoto. Con esos ojos "avizores" y esas fantásticas albóndigas parece que esté diciendo: -cuidado que lo veo todo y tengo un par de...

moncho dijo...

El creacionismo es esa teoría que dice que los dinosaurios se extinguieron porque el bueno de Noé no los metió dentro de su barco. Claro que desde un cierto punto de vista tienen razon, porque, ¿os imagináis a Noé y a su mujer subiendo por la rampa de madera del arca a una parejita de tiranosaurius rex? ¿y cómo harían para que no se comiesen a las vaquitas?

Claro que hay quien dice que los tiranosaurius eran herbívoros. Pero entonces ... ¿qué enorme cantidad de hierbita habrían tenido que llevar Noé y señora en la bodega para alimentaer a semejantes bichos? ¿Cómo habrían hecho para que no se terminasen comiendo el barco mismo?

Definitivamente, esto del creacionismo es cosa muy seria, teoría muy bien pertrechada y ciertamente muy cierta... ¿qué otra explicación puede haber para la ausencia de tiranosaurios en nuestros días?

Se me escapa.

César dijo...

¿Cómo que no hay dinosaurios? Yo conozco unos cuantos.

moncho dijo...

Fraga no cuenta.

Noantri dijo...

Buen Blog! Yo también sostengo el Pastafarianesimo.
Hola!

César dijo...

Hola, Noantri. Como has podido ver, tomé prestada una imagen de tu blog. Gracias.