miércoles, 25 de noviembre de 2009

Nueve de cada diez


Es tremendo. Los publicistas, en el uso legítimo y lastimoso de su espacio en los medios, nos agreden con un nuevo tipo de insulto. Antes se desvivían por decir eso de Está escrito o está demostrado. Ahora no. Ahora utilizan una fórmula aún más simple para creerse superiores al resto. Y, la verdad, da risa. La cosa va de estadísticas. Y empiezo por un tópico. Ahí va.

Todos sabemos que las estadísticas dicen que las estadísticas mienten. Eso es así. No hay nada más tonto que creer en ellas. Lo dije una vez: Según las estadísticas, si tú tienes cuatro pollos y yo no tengo ninguno, cada uno de los dos tenemos dos pollos. Toma goma.

Y ahora, los sabios de la publicidad han decidido seguir tratándonos de imbéciles. Por ejemplo, dicen: Nueve de cada diez hombres prefieren afeitarse con las cuchillas de colores que tal supermercado ha puesto a bajo precio. O Nueve de cada diez dentistas aconsejan la pasta de dientes Tal para acabar con una enfermedad que no conoce nadie. Sinceramente, me gustaría saber de dónde sacan los números. Siempre son nueve de cada diez. Qué cosas. No siete ni cinco, sino nueve.

Es una estafa. Creo que mentir en cuestiones de publicidad está prohibido o debería estarlo. No sé, pero estoy convencido de que es mentira que Nueve de cada diez mujeres españolas controlan mejor lo que comen entre horas comiendo Tal Producto. O Nueve de cada diez mujeres afirman que este producto no parece un desnatado. Y, sin embargo, cada día veo esos anuncios en la tele. ¿Alguien conoce a alguna persona que haya sido sometida a encuestas parecidas? ¿Usted cree que controla mejor lo que come entre horas comiendo eso? ¿Seguro que diez personas han respondido a preguntas tan estúpidas? Otra cosa es preguntarse por qué esas mentiras no le importan a nadie.

(La imagen está extraída de ciberteca)

2 comentarios:

mar dijo...

Quizás solo hayan respondido a esas preguntas tan estúpidas 9 de cada diez entrevistadas.

mar dijo...

Y, entonces todas esas 9 han respondido lo mismo, claro.