lunes, 25 de mayo de 2009

El aborto a los dieciséis años

Hace muchos años, cuando yo tenía entre quince y veinte años, estaba prohibido abortar en España. Las chicas que decidían hacerlo tenían dos opciones: ir a Amsterdam o hacerlo en alguna clínica ilegal española. No era sólo cuestión de dinero. Lo que decidía el lugar de la operación eran las posibilidades que la chica tenía de ausentarse de casa durante unos días. Es decir: las que tenían mayor libertad iban a Londres o a Amsterdam, donde les operaban en unas clínicas modernas y con toda la higiene y las seguridades del mundo. Pero las que no tenían la libertad de ausentarse… bueno, tenían que hacerlo aquí, en clínicas que ni siquiera eran tales y en unas condiciones inmundas. En mi entorno hubo de todo. Las chicas que fueron a Amsterdam no tuvieron complicación ninguna. Una que, por desgracia, no pudo ausentarse de casa y tuvo que hacérselo aquí, por poco muere desangrada.

Todo esto viene a cuento porque el gobierno de España está a punto de promulgar una nueva ley respecto al aborto. Según esa ley, las muchachas de 16 años podrán abortar sin el consentimiento de los padres. Y me parece muy bien. En primer lugar porque, si una chica decide abortar, lo hará. Que no le quepa a nadie la menor duda. ¿Y no es mejor que lo haga en las mejores condiciones en vez de tenerlo que hacer en lugares hediondos y carentes de toda seguridad? En segundo lugar, porque la ley no obliga a nadie a no decir nada a los padres, como pretenden algunas asociaciones retrógradas, sino a no hacerlo si eso va a obstaculizar el desarrollo limpio de la operación. Que tendrá lugar sin ninguna duda, como he dicho antes, si la chica está decidida. Y en tercer lugar (dejémonos de hipocresías), porque la mayoría de edad penal está en los dieciséis. ¿Por qué no deberíamos allanar un camino por el que, seguro, va a caminar mucha gente?

4 comentarios:

mi mismo dijo...

A ver. Un padre que se precie como tal, querrá lo mejor para su hija?

Pues...

Lo que no acaba de alcanzar mi parco magín, es dónde coño estaba César de los 0 a los 15 años.

Dicho queda.

moncho dijo...

Creo que el tema de la mayoría de edad es algo complicado, así que he escrito algo en mi blog. Saludos.

mar dijo...

De acuerdo César, pero además yo haría incapié en que nadie tiene derecho a decidir si una adolescente de 16 años tiene que tener un hijo o no.
Es algo demasiado serio como para que no se la tenga en cuenta.

mike dijo...

A veces hay padres que creen que lo mejor para su hija es que tenga el hijo por puros principios, de eso estoy segurto, que hay padres y padres vaya que si lo se,
conozco padres que si no pensabas como ellos te ponían en la calle rapidito.yo de todas maneras con 21 años decidí junto a mi pareja de entonces , decidimos ,tenerla, y hay está Silvia 23 años , y contento estoy de ello, pero quien decida abortar adelante, nadie decide sobre nadie. y punto.Si hacemo acaso a la iglesia todos con el sida venga a morir toca!nada de preservativos.QUE LO PROHIBE LA IGLESIA QUE SE SUPONE QUE DEL TEMA SEXUAL NO ENTIENDEN YA QUE ADEMÁS TIENEN QUE HACER CASO DEL CELIBATO, MENOS LOS QUE SE OLVIDAN,QUE SON UNOS CUANTOS,
enfin cesar estoy contigo desde luego.
mike