domingo, 14 de septiembre de 2008

El PAPA habla CONTRA SÍ MISMO


Dijo una vez el filósofo riojano Gustavo Bueno que el Papa debería estar rodeado constantemente de lógicos y matemáticos. Es un individuo único en una especie única. Solo hay un Papa. Si hubiera otro, se trataría de un antipapa. Además, es como el Ave Fénix: nunca muere; resurge de sus cenizas y vuelve a tomar la forma de Papa.

Y es cierto que el Papa es único. Ayer, para acabar coherentemente con la sarta de despropósitos que soltó en París, concluyó su discurso llamando a los jóvenes a rechazar a los ídolos modernos del dinero, del poder, del tener e incluso del saber; es decir, a él mismo, que precisamente encarna el ansia de acaparar el dinero, el poder, el tener e incluso el saber.

1 comentario:

mar dijo...

Yo creo que el Papa de lo que debería estar rodeado es de psicólogos para encontrar esa coherencia perdida.