domingo, 3 de octubre de 2010

Los experimentos de Estados Unidos


Hace unos sesenta años, científicos de Estados Unidos infectaron con sífilis y gonorrea a unos setecientos presos y enfermos mentales guatemaltecos para comprobar los efectos que la penicilina tenía en esos casos. Huele a experimento nazi, ¿verdad? Parece algo imposible, como de película, ¿no? El gobierno de los Estados Unidos no es ni ha sido nunca nazi, en eso estamos de acuerdo; pero sí es el único del mundo que ha sido capaz de lanzar dos bombas atómicas sobre ciudades habitadas, por ejemplo, o toneladas de gas naranja sobre los campos poblados por supuestos combatientes enemigos. Ahora aparecen las pruebas de este último horror y, después de pensar un poco, uno se pregunta qué saldrá a la luz cuando hayan pasado cincuenta años desde la aparición del SIDA.

(La imagen está extraída de blogcurioso)

2 comentarios:

Javier dijo...

“Toda ventaja vale, cualquier camino, siempre que nadie se entere”. Solo hay que repetirse suficientemente número de veces que es por el bien de alguien y terminas por creerlo. Añádele un poco de miedo -a los de fuera, a los distintos, a cualquiera que convenga- y todos te seguirán. Por supuesto que no es tan simple ni tan ajeno. Forma parte de la esencia tribal de nuestra especie, de esa que tantas veces provoca náuseas a esta tardía y mediocre dignidad humana tantas veces hipotecada. Nadie que conozca la trayectoria de los gobiernos de EEUU puede sorprenderse. Pero me temo que no son los únicos ni los primeros. Buena denuncia.

mike dijo...

Cuando comenzó el tema del SIDA ya sed habló de un virus que unos monos habían contagiado a los humanos, pero que este virus se lo habían inoculado a los primates pàra hacer pruebas...