sábado, 4 de septiembre de 2010

Otra medida inteligente

El gobierno, en su afán de proteger la salud de los futuros votantes, ha decidido prohibir la venta de golosinas, bollos industriales y refrescos en todos los colegios del reino, toma ya. Así, los menores se verán obligados a hacer ejercicio… yendo a comprar las golosinas, los bollos industriales y los refrescos a la tienda de la esquina.

2 comentarios:

Javier dijo...

Si tenemos que prescindir del “dura menos que un caramelo a la puerta de un colegio”, entonces es que algo estamos perdiendo del marco conceptual. Aparte del caramelo, claro.

Prohibir es más fácil que educar.
Cerebros en trance.

Anónimo dijo...

Los maestros enseñan, los padres educan.