viernes, 7 de marzo de 2008

LOS ESTADIOS DE LA EVOLUCIÓN


De un tiempo a esta parte vuelven a oírse las memeces de quienes dicen que el Hombre fue creado directamente por Dios. No somos perfectos, precisamente. ¿Por qué haría Dios tan pequeñas nuestras mandíbulas si de ese modo no dejan sitio para las muelas del juicio? ¿O por qué hizo que tuviéramos muelas del juicio si, aparte de no servir para nada, apenas tienen sitio en unas mandíbulas tan pequeñas? Tampoco se entiende para qué sirve el apéndice u otras muchas cosas. Casi nadie que tenga cerebro cree, a estas alturas, que Dios creó el Mundo el 23 de octubre de 4004 antes de Cristo como aseguraba el arzobispo James Usher en el siglo XVII. Hay algunos descerebrados de este siglo que lo creen, no obstante. Son los creacionistas
.

Esa creencia a pies juntillas en los contenidos de la Biblia conformaría un primer estadio en el camino hacia el conocimiento, el más primitivo. Está muy en boga en Estados Unidos, lo cual no puede extrañarle a nadie aunque no deje de ser lamentable. Los yanquis son especiales para apoyar lo más regresivo, lo carca, lo que en Europa está fuera de juego desde hace un montón de siglos. Pero lo cierto es que incluso a ellos les da vergüenza afirmar tonterías de ese calibre. No a todos, eso es verdad, pero sí a unos cuantos que, cuando se refieren a Dios y a la Creación, hablan de Diseño Inteligente. Es lo mismo pero suena mejor. Y estaríamos en el segundo estadio.

El tercer estadio ya está más cerca de dar en la diana, si bien adolece de un pequeño error de concepto. Es, sin embargo, el punto de vista más generalizado entre los partidarios de la teoría de la evolución. Al menos dejan a Dios en paz, lo cual ya es mucho. Pero creen que la Naturaleza es como una pirámide que tiene la imperfección en la base y la perfección es decir, el Hombre en la cúspide. Es un error. El Hombre no es el objetivo de la evolución. De ninguna manera. El modo correcto de comprender la teoría de la evolución concibe al Hombre como parte de una cadena sin fin. Sería el cuarto y último estadio.

O sea, lo que yo ya sabía a los siete años de edad. De lo que se desprende que, si hacemos caso a los yanquis, que son los que creen en estas simplezas creacionistas y en otras, no habremos avanzado nada.


5 comentarios:

mar sarto dijo...

A nosotros solo nos deja pasmados tanto infantilismo pero a los indúes les deben de provocar auténticos ataques de risa. (Si es que les llegan este tipo de noticias)
Y claro, es que los creacionistas que hay ahora en Estados Unidos deben ser contemporáneos de Jesús y de ahí su lío.

mar sarto dijo...

Bueno o contemporáneos de Noé mejor dicho.

Anónimo dijo...

YO VOY A VOTAR AL psoe , por si aca...., no sea que ganen los fachas, ya se que este comentario parece estupido y seguramente lo sea, pero mira, me ha hecho gracia,
jajajajaja.
Salut
mike

mar sarto dijo...

Mike
Parece que te lo tengas que repetir mucho para convencerte.
Si es que es una m. ni siquiera uno puede votar lo que le dicte el alma!
Pero bueno, la responsabilidad ante todo. Y la misión, es la misión: HUNDIR A LOS FACHAS!

mar sarto dijo...

y nos estamos yendo de tema