lunes, 3 de marzo de 2008

EL PUEBLO ELEGIDO, ¿PARA QUÉ?


Contando a una quincena de menores de edad, en estos últimos días el ejército israelí ha matado a unos 70 palestinos, ha herido a 200 y ha amenazado con entrar próximamente a sangre y fuego en la Franja de Gaza. Pero nadie se queja. ¿Dónde están las grandes manifestaciones populares de esos países tan democráticos y tan no sé qué del mundo occidental como Francia, pongo por caso, España, Alemania o Estados Unidos? Y, sobre todo, ¿dónde están las muestras de dolor de los ciudadanos de a pie del Estado de Israel, cuyas quejas por semejantes masacres no se han oído jamás?

Parece que los judíos no hayan aprendido nada de aquel Holocausto que padecieron sus antepasados y algunos que aún viven y sobreviven al menosprecio de su propio gobierno (hace unos meses, los supervivientes del Holocausto pidieron aumentos en sus pensiones de miseria). Aunque, claro, con ese Dios que tienen, uno no puede extrañarse de nada. Por ejemplo, en el Antiguo Testamento de la Biblia hay 908 versículos en los que se habla de guerras protagonizadas por Dios y su pueblo; en otros 506 versículos se habla de exterminios masivos también a cargo de Dios y el pueblo elegido; en otros 96 se habla de cómo ejercer la violencia contra las mujeres; en 72 se alecciona acerca de las diversas formas de dar muerte. Y podríamos seguir, aunque no creo que valga la pena. Porque aparte de pertenecer a un pueblo extremadamente violento según se desprende de sus escrituras sagradas —¡madre mía! ¡escrituras sagradas! Voltaire debe estar revolcándose de indignación en su tumba—, los israelíes van de víctimas por la vida. Es curioso que eso le pase a alguien que está peleado con TODOS sus vecinos, que no ha conseguido jamás convivir con nadie y que debe su supervivencia al armamento que Estados Unidos le da a cambio de quién sabe qué favores. ¡Qué malos son los demás! ¡Qué buenos somos nosotros y qué mal nos tratan! De alguna manera los judíos han conseguido que en muchos países de Europa sea delito decir que el Holocausto no tuvo lugar. Ya sé que existió, pero no puedo estar de acuerdo en meter en la cárcel a quien opine lo contrario. Además, ¿a qué viene ese empeño en crear un dogma de fe a partir de un hecho histórico? Es una aberración. ¿El conocimiento puede desarrollarse impidiendo la discusión y el debate? Supongo que dentro de un tiempo conseguirán que también sea delito decir que el pueblo palestino ha sido atacado en alguna ocasión por los aviones y los tanques del Estado de Israel.


(El dibujo es de El Roto, para variar)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué razón tienes!
Llevo bastante tiempo (años!), indignándome con la situación de Palestina y de los Palestinos, y con la postura de Occidente.
Por un rumor infundado de armas de nosequeaniquiliacionmasiva se invade un pais y mueren cientos de miles de personas, y por la incontable cantidad de veces que Israel a infringido todas las leyes de la razón y se ha cargado nosecuantos miles de civiles por sus santos cataplines nadie mueve un puto dedo.
Es sangrante, y es irracional.
Se ganan el odio de la gente por cada día que pasa y se mantiene esa situación tan injusta.
Si su dios existiera no permitiría estas barbaridades.
Qué triste!
er jose

mike dijo...

Cuando veo estas cosas , no me queda duda: Dios , no existe.
No permitiría la muerte de niños y civiles impunemente y si por algun motivo si que lo permitiese, ese Dios no me interesa.
mike