viernes, 28 de marzo de 2008

Las FARC y el URANIO


El gobierno de Colombia ha encontrado treinta kilos de uranio empobrecido en la cuneta de una carretera cercana a Bogotá, la capital de Colombia, que pertenecían a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Y eso sucede poco tiempo después de que el ejército colombiano violase el territorio de Ecuador mediante un ataque aéreo a uno de los campamentos de los guerrilleros. Vaya, vaya. Es curioso que nunca se hubiera hablado de ninguna conexión entre las FARC y los traficantes de armas sucias. Y es mucho más curioso que los guerrilleros de las FARC, amos y señores de toda una jungla inmensa y llena de árboles, pantanos, montes y quebradas, oculten el uranio a escasos kilómetros del portal del domicilio de sus enemigos, nada menos que en la cuneta de una carretera. No sé, pero es como si me da por acusar a mi vecino de ser el propietario de la china de hachís que la policía ha encontrado bajo la almohada de mi cama. Pero debe ser así. Desde que a Bush se le ocurrió decir que Sadam tenía armas de destrucción masiva, todos los enemigos de Estados Unidos o de sus aliados manipulan material nuclear o armas atómicas o biológicas. Y lo cierto es que no se me ocurre para qué cojones podría necesitar uranio empobrecido un grupo guerrillero como las FARC. ¿Qué iban a hacer con él? ¿O es que también disponen de las instalaciones necesarias en medio de la selva para convertirlo en un arma mortífera? Lo digo porque, si es verdad que disponen de tales instalaciones, ¿por qué no tenían allí el uranio? Hay que ver qué cosas más raras hacen siempre los enemigos de Estados Unidos. Disponen de un montón de arsenales de armas de destrucción masiva y, cuando se deciden a atacar un punto emblemático de Occidente como eran las Torres Gemelas, van y utilizan tres cúters y cuatro cuchillos de postre. Qué cosas.


(Mientras George Bush hablaba de un galáctico escudo antimisiles para defenderse de un posible ataque de alguna potencia extranjera, una docena de radicales islámicos realizaron al atentando más mortífero que haya sufrido Estados Unidos con un arma parecida a la de la foto. Aun así, los norteamericanos y sus aliados todavía no han entendido nada. La foto está extraída de mercadolibre)


2 comentarios:

mar dijo...

Si lo del uranio en la cuneta huele a chamusquina.

Lo que está claro es que el ataque a las torres gemelas fue bastante más sofisticado, imaginativamente hablando, que los ataques sobre Hiroshima y Nagasaki por ejemplo.

A los estadounidenses les sobra fuerza bruta y mala leche pero que duda cabe que les falta creatividad e imaginación con sus temas ofensivos. (aunque también podríamos llamarlos: "hipócritamente defensivos")

Son tan vulgares!

Anónimo dijo...

buena la frase del día!
estoy de acuerdo con el poeta.
es que vamos!!
mira que no amar a las plantas y los animales!!
será posible!!
el poeta es claro y expresivo.
jose