domingo, 13 de julio de 2008

La CONFUSIÓN sobre el MACHISMO


No es la primera vez que lo digo: Si un hombre mata a su mujer por el hecho de ser mujer, sin duda se trata de un asesinato machista; pero si lo hace a causa de una mala convivencia o por alguna otra razón, podrá hablarse de violencia doméstica o de violencia a secas, pero nunca de violencia machista. El gobierno se equivoca
y lo sabe cuando engloba bajo la acusación de violencia machista a toda aquella violencia en la que el hombre es el agresor y la mujer es la agredida. Da igual si el agresor y la agredida acaban de conocerse o si la violencia se generó a través de años de convivencia. Los ciudadanos, totalmente contaminados por esa confusión que originó y alimenta el Gobierno, se extraña cuando, tras un nuevo asesinato, dice la tele que no consta ninguna denuncia anterior por malos tratos. ¿Cómo es posible?, se preguntan. A causa de las obsesiones de Zapatero, la sociedad confunde los conceptos de masculinidad, machismo y maltrato. Y no tienen por qué estar relacionados.

A juzgar por sus lamentables actuaciones, la ministra de DESigualdad debe estar convencida de que todo lo masculino es malo. Se le infla la boca cuando habla de las decenas de miles de denuncias falsas o no que han sido cursadas a causa de una supuesta situación de violencia doméstica. Y más aún cuando habla de hombres encarcelados. Parece que el éxito de la operación consista en llenar las cárceles de maltratadores y no en conseguir que nadie lo sea. Tal modo de enfocar el problema, aparte de ser absurdo y propio de mentes simples, es muy peligroso. A causa de ello ya hay quien no puede separar la imagen del hombre de la del machista, y la del machista de la del maltratador. Mal vamos si hemos de ser iguales.

No pasa nada por el hecho de que haya machistas. Tengo la seguridad de que gran parte de los hombres de mi larga familia lo son y, sin embargo, nunca han levantado la mano contra sus mujeres ni creo que se les haya ocurrido hacerlo jamás. En concreto, uno de mis primos es un machista sin remedio y, por si eso fuese poco, también es un enamorado de Franco y un fascista. Bueno, y qué. Su mujer está encantada con él y sus hijos le adoran. ¿Puede pedirse algo más? Un machista no tiene por qué ser necesariamente un maltratador. Y un maltratador no tiene por qué serlo siempre. No es una enfermedad, ni un oficio, ni mucho menos una característica innata del hombre. A veces los maltratadores lo son a causa exclusivamente de una situación en concreto. Y me atrevo a decir que, probablemente, la mayor parte de los maltratadores no son machistas. Son hombres violentos, por supuesto. Y está claro que deben pagar su crimen como deben hacerlo todos los criminales. Pero no hagamos el juego al Gobierno confundiendo los términos. Hace ya tiempo que estoy convencido de que todo se reduce a una obsesión del presidente y a una simple campaña para captar votos.

9 comentarios:

JoanaDark dijo...

Pues yo que soy una mujer que creo en la igualdad, aunque me parezca un poco infantil montar un ministerio para eso y no me considere feminista, subscribiria casi todo lo que dices en este escrito.
Tienes toda la razón, o casi toda, ya se sabe que las leyes siempre son injustas en algun modo u otro. Y que el alma humana usa siempre el "feta la llei, feta la trampa".

Pero, lo que no estoy de acuerdo es que dé igual en que haya machistas. NO DA IGUAL. No nos tiene que dar igual! Su existencia nos recuerda nuestra sumisión durante siglos a una sociedad que nos valoraba como un ser inferior; y nos recuerda la negación por parte de la sociedad en el tiempo presente de un respeto que no olvidemos esta recogido en los Derechos Humanos; y también nos recuerda al resultado de un "pésimo" sistema de enseñanza donde no enseñan valores que está muy claro que mejorarian a nuestra civilización, por ejemplo como bien tu dices por ejemplo a no ser un@ maltratador@. (y no hablo solo del maltrato de hombres a mujeres, que también).
Y claro está que no voy a caer en decir que todas mujeres en esos tiempos no tenian armas en su mano y estaban indefensas pero la mayoria si eh???, solo las inteligentes y con suerte podian defenderse un poco. En todo caso no podian decidir libremente el destino de sus vidas y eso es INDUDABLE. Nosotras llevamos siglos de injusticia a cuesta de nuestras espaldas.

Y espero concordarás conmigo en que todo esto no quiere decir que no existan muchísimos maltratadores masculinos y no tantas maltratadoras femeninas.
Aunque de todo tu texto se desprende un no se qué amargo que hace olor a dolor y a rabia e impotencia contenida -y espero no ofenderte o incomodarte es una impresión muy subjetiva- y puede que eso tiña el texto de un tono un poco oscuro que puede confundir, del que no obstante, si te abstraes, lees ideas muy claras y perfectamente asumibles.

Repito: Lo firmaria casi todo. No estoy de acuerdo en según que sentencias de separacion por ejemplo que son claramente injustas hacia los hombres, pero que duda cabe que los primeros pasos siempre son mejorables. Creo que hay que quedarse con eso: Esta ley es un primer paso. Y desde luego reflexiones como la tuya deberian estar en debates y foros públicos. Lástima que la gente prefiere ver la television a pensar por si mismos. Y sí, subscribo lo de no confundir masculinidad con machismo y maltratadores.Es una reivindicacion justa.
Pero... atencion!!!... con el maltrato hay que ser implacablemente justo, eso si.

Y que conste que soy una victima de maltratos psicológicos durante largos años. Yo perdono y no usé la justicia por no estar segura que se aplicaria justamente.

Aprendamos tambien a vivir sin rencores.

Pau i llibertat!

Un cordial saludo.

César dijo...

Hola, joanadak.

Como habrás imaginado al leer el texto, yo también creo que el machismo debe desaparecer, pero considero que, en estos tiempos y hablando de Occidente, se trata de un mal menor. Estoy convencido de que desaparecerá con el tiempo, lentamente, de un modo natural. De hecho, todos somos un poco menos machistas que nuestros padres, ¿no? Yo, al menos, lo intento. Y creo que muchos otros también.

Lo que pasa es que todo esto se está saliendo de madre. El machismo es algo cultural. Ha estado en nuestra cultura durante tantos cientos de años que es imposible abatirlo con simples leyes. Las aguas del río deben seguir su cauce, y dictando leyes injustas no vamos a resolver el problema. Es una cuestión de educación.

Por otra parte, cada día estoy más convencido de que el maltrato no tiene nada que ver con el machismo. Los maltratadores son lo que son, unos bestias que lo serían igual en cualquier otra situación, y los machistas son... eso, machistas. Sin embargo, la relación entre ambos conceptos es fácil de asimilar y es útil a la hora de las elecciones.

¿Que por qué incido tanto en este asunto? Muy fácil. Yo voté a Zapatero. Le voté para que no saliera el PP, todo hay que decirlo, pero la verdad es que esperaba más del presidente. Todo lo que ha hecho en esta segunda legislatura me ha decepcionado. Y esta nueva incursión en la obsesión de las mujeres ya clama al cielo. ¿A santo de qué un ministerio? El maltrato es un problema actual como puede serlo la emigracióm masiva, las drogas o la presencia de la iglesia en nuestra sociedad y, sin embargo, no se han hecho ministerios para combatir esos otros males. Me suena todo a cuento chino, vamos. ¿Crees realmente que va a haber menos víctimas por malos tratos por el hecho de haber endurecido la ley? Si piensas así te equivocas. En Estados Unidos hay pena de muerte y no por eso dejan de producirse asesinatos.

En fin, se trata de un tema que me toca bastante las narices. Me alegro de que hayas comprendido el quid de la cuestión y agradezco tu intervención en el blog.

Hasta la próxima.

Anónimo dijo...

Hay una parte de esa violencia que generan los hombres y no las mujeres, que puede ser debida a que, su actitud ante la "violencia"; es distinta. Por educación, por tradición o por herencia (que tiene que ver, incluso; con la defensa del clan). Cuando dos hombres (jovenes, niños...) se pelean, lo hacen generalmente a guantazos (y a veces sin mediar palabra). Las mujeres no se pelean igual entre elllas y tampoco con los hombres. Durante muchos años al hombre se le educó para ser fuerte, resistir, pelear o incluso matar (las guerras, por ejemplo, que muchos defienden como algo natural; en algunos casos). Eso no tiene nada que ver para que, algunos hombres, teman al avance de las mujeres y a su idependencia (personal, sexual, economica, sentimental)y quieran hacer prevalecer su posición de dominio. Aunque, si!!... algunos lo expresan violentamente (y otros simplemente se van al futbol con los amigos o se emborrachan... o se ponen a leer un libro). Estamos tanto por la "globalizacion" que pretendemos globalizar incluso a algo tan dificil de encasillar como la forma de ser de cada persona. No soporto esta clasificación ("Hombre=machista; mujer=sensible...)ni ese "simplismo" que es muy util para las encuestas pero que no tiene nada de real.
Tienes razón , Cesar. El machismo desaparecerá con el paso del tiempo, como han desaparecido otras actitudes no aceptadas;y de todos depende. Mis hijos y mi hija son iguales en todo y como iguales se les debe educar, potenciando de cada uno lo que sea necesario (empatia, sensibilidad...) y rechazando la violencia (a pesar que yo, educado de forma violenta, tengo mi propio ramalazo... aúnsiendo buena persona, un poco machista y nada maltratador, creo)

LLuis-

er jose dijo...

No sé si estaré al nivel!
Vaya 3 comentarios!
Yo, como joanadark, estoy de acuerdo en el 99% de tus comentarios César, y tu bien sabes que he vivido de cerca en el entorno familiar de mi adolescencia, estas cuestiones polémicas.
Un tío es violento (y puede coincidir que sea también machista),y le atiza a su mujer, le atiza a sus hijos, y a un pollo en los autosdechoque, porque mira mal a su fulana.
Y hoy les atiza, y mañana el cable se le cruza aún más, y va y se carga a alguien.
Y es un delincuente, y la ley debería contemplar las penas y tdo lo demás.
Lo que es de risa, y coincido con tu comentario, es lo del ministerio de marras.
Por proponer paridas, yo estoy pensando en proponer a José Luis (mi amigo el "Zapa"), un ministerio de defensa de los que tenemos los pies grandes.
Además con el apellido de nuestro presi, seguro que debe tener influencias!
No hay manera de encontrar zapatos chulos, cuando se calza un 46!
Algo hay que hacer!
Estamos discriminados!
Por qué del 38 al 43 son tan molones?
Sí. Creo que le llamré esta tarde.

mar dijo...

Bueno, pues yo no tengo nada que añadir porque ya lo habeis dicho todo vosotros y muy bien, por cierto.

Estoy de acuerdo con los cuatro.

fernando dijo...

Cualquier interrelación genera un intercambio, luego ver tan sólo el 50% es un posicionamiento. La neitralidad proporciona la capacidad de entender el conflicto:
Si el machismo genera hembrismo... ¿acaso no hay un impulso en el machismo como necesidad de generar independencia sobre la exigencia hembrista? Quién fue primero el tú me tocas las narices... o yo a tí. el conflicto es mutuo y recíproco. debemos solucionarlo entrambos. Ole Joana.
El impulso de reforma del fenminismo debe motivarnos al masculinismo. Opino. Un beso a todos, aunque sea una mariconada.

en Kasku dijo...

Acción y reacción: ¿que un grupo o colectivo -las mujeres en este caso- ha estado oprimido? Pues a la que puede y se libera, lo primero que va a hacer es putear y oprimir al grupo anteriormente opresor (¡o a quien sea!). Con independencia de lo que se diga, esto es lo que hay.
Los humanos, con su triste naturaleza, no pueden hacer otra cosa que la peor posible.
PS: Joanadark y César, no os gusta ni nada pegar rollos.
PS2: Fernando, un saludo (nada de besos, que tengo prejuicios).

mar dijo...

He pensado que a esa violencia se la podría llamar masculina y cuando la violencia la ejerza la mujer sobre el hombre, violencia femenina. Así sería mucho más sencillo.

Es curioso que la mujer, si ejerce la violencia, muchas veces es como defensa a una agresión aunque esta sea subjetiva (se siente agredida de alguna manera y se defiende insultando, gritando, menospreciando o tirando de los pelos a su contrincante) y sin embargo el hombre lo hace para imponer algo, por tanto, algo de machismo sí que debe de haber detrás de la agresión masculina. Es una manera de oprimir a la mujer.

De todas maneras, pienso que a los hombres que no sois violentos con las mujeres, eso os debería dar igual, porque esos tipos (los maltratadores) no tienen nada que ver con vosotros, afortunadamente.

er jose dijo...

Kasku,
Bien hablado.
A veces nos cuesta, pero una idea, o reflexión, cuanto más breve y concisa, mejor entra.
Saludos a todos (a tí también Fernando).