lunes, 23 de junio de 2008

Un SOCIALISMO de DERECHAS

y una DERECHA de RISA


Entre otras medidas que se apartan bastante del pretendido ideario izquierdista de carácter social, el Partido Socialista ha puesto en marcha una política energética que sólo beneficia a los ricos o, dicho de otra manera, que perjudica claramente a los que cobran menos a fin de mes. Me refiero a la subida de la factura de la luz y a las ventajas que tendrán quienes no consuman mucho. Voy a ver si me explico.

El Gobierno afirma que con esta nueva subida de la luz se beneficiarán los que hayan contratado menos energía, que identifica libremente con quienes no tienen suficiente dinero para contratar más. Pero eso no es así. Es muy raro que una persona que viva sola tenga conectados a la vez el televisor, el ordenador, la impresora, la lavadora y el tocadiscos, pongo por caso. Ese sujeto, entonces, se beneficiaría de las nuevas medidas y pagaría menos por gastar poco. Sin embargo, parece que el gobierno no se haya preguntado quién gana lo suficiente en estos tiempos como para vivir en solitario con un solo sueldo. Los pobres, los que no llegan a mil euros al mes (y son muchos, aunque el gobierno desconozca esa realidad), tienen que compartir piso para poder tirar adelante y es posible que, mientras uno esté utilizando el ordenador, otro esté viendo la tele y un tercero ande oyendo música. Bueno, pues según el Gobierno, esos sujetos no tienen derecho a las reducciones en la factura de la luz porque gastan mucho. Cojonudo, ¿verdad? Pagan menos los que ganan más de 1500 euros al mes. Los que ganan 1000 ó menos han de joderse y pagar la factura completa.

En cuanto al Partido Popular, tiene razón Pepe Blanco al decir que los populares tienen los mismos principios que Groucho Marx. Después de ver que no se comen un rosco si se muestran tal como son, los peperos han decidido virar al centro como si eso pudiera ser fruto de una decisión de sobremesa. Han hecho igual que Groucho, quien ya lo dijo hace muchos años: Estos son mis principios; pero, si no le gustan, tengo otros.

8 comentarios:

moncho dijo...

Esta bien lo del socialismo de derechas pero en lo de la derecha de risa no estoy de acuerdo. A mi la derecha a la que te refieres me da más pena que risa...

moncho dijo...

Esta visto que en política lo que importa no son los principios sino los medios. Porque el fin de todo político que se precie está bastante claro, ¿verdad?

(dineriiiiitoooo, dineritoooooo)

moncho dijo...

En fin, quizás haya sido algo injusto en el comentario anterior, pero lo que está claro es que últimamente los principios brillan por su ausencia. Entre tanto márqueting, tanta fotogenia, encuestas, sondeos y globos sonda, el mareo es tan grande que casi cuela cualquier cosa. Te digo que he estado a punto de creerme que el PP se había renovado.

Debe ser la primavera.

César dijo...

Moncho: No estoy de acuerdo del todo con tu segundo comentario. Es evidente que a los políticos les gusta el dinero mucho más que a otros bípedos, pero lo que realmente les pierde, lo que les engancha a la política y al rollo no es el dinero. Es el poder.

moncho dijo...

¿Cual es la diferencia? Yo no la conozco.

mar dijo...

La diferencia está en que sérían capaces de perder el dinero detrás del poder pero no a la inversa.

César dijo...

Moncho: El poder y el dinero no siempre van unidos y, por otra parte, no todo aquel que tiene dinero ha de tener poder. Por ejemplo: Durruti no tenía un duro, pero tenía el poder de convocar y mandar a la guerra, sin armas apenas, a un millón de personas. Otro ejemplo: los patriarcas gitanos no suelen tener mucho dinero, pero a ver quién es el guapo, entre los suyos, que le desobedece.

Los políticos ganan mucho más dinero con sus empresas paralelas que con la política. Si no, ahí tienes a Zaplana, por ejemplo. Pero no se separan de la política a menos que sea imprescindible, como es el caso de Zaplana, Acebes, Rajoy y todos los demás "rostros visibles" de la gestión del 11-M. Sabían perfectamente que, mientras hubiera un solo rostro que recordase esa barbaridad, el PP no ganaría. Sin embargo, se han abrazado al poder durante estos últimos cuatro años como si les fuese la vida. Es el poder, Moncho. ¿Crees que a Carla Bruni le hacía falta el dinero o realmente le gusta el físico de Sarkozy? El dinero puede conseguirse por otro lado.

er jose dijo...

Qué partido dirige Groucho?
Que sí, que sí, ...
Todos buscan lo mismo, y todos son casi igual de ineptos.
Unos más y otros un poco menos, pero ineptos al fin y al cabo.
No se ocupan de los asuntos que realmente afectan y preocupan al ciudadano de a pie.
que si la ley de la berenjena, que si la ley de esto, o de lo otro ...
mariconadas!
y de lo nuestro qué?
La vivienda
La sanidad
La educación
La inmigración
Los tipos de interés
Los costes de la vida
etc., etc.
Y cuando sale un partido que parece que se interesa un poco por hacer política, dura 4 días y se pelean todos entre ellos (ciutadans pongo por caso).
Qué triste!