miércoles, 14 de septiembre de 2011

El Toro de la Vega y las tradiciones


Cada año, en Tordesillas (Valladolid), se celebra una fiesta más propia de simios que de seres humanos civilizados. Se trata de lo siguiente. A tal hora de la mañana se suelta a un toro por el campo y entre varios centenares de energúmenos armados con lanzas, garrotes y cuchillos, a pie y a caballo, le acosan y le hieren hasta darle muerte. Ni siquiera existe el supuesto arte del toreo. El único objetivo de la fiesta es la tortura del animal hasta su muerte. Ni más, ni menos.

Los defensores de la mencionada fiesta dicen que El Toro de la Vega debe respetarse porque es una tradición. O sea que las tradiciones deben respetarse por el hecho de ser tradiciones. Hacía tiempo que no escuchaba un argumento tan idiota. ¿Debemos respetar todas las tradiciones, entonces? ¿Las de los reductores de cabezas también? ¿Y las de los caníbales? ¿Debemos respetar la pena de muerte por lapidación?

(La imagen está extraída de la-cronica.net)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Malos tiempos estos en que es necesario explicar lo evidente

FJavier dijo...

La tradición de la estupidez se vindica a sí misma.

analarrea dijo...

Hacer del maltrato animal un espectáculo de masas es seguir perpetuando una barbarie con la excusa de una tradición.
Que en nuestro país esto sea cultura y sea protegido es de verguenza.
¡Abajo con el espectáculo de los toros en todas sus formas!

pacasapena dijo...

Estoy de acuerdo contigo "NO" debería de permitirse
Saludos

kybalion dijo...

Seres humanos civilizados?.Igual seria mejor lanzar las lanzas desde aviones no tripulados...