jueves, 10 de diciembre de 2009

La corrupción y la ley


Dos ex altos cargos de CIU, acusados de corrupción urbanística, han salido de la cárcel tras pagar un millón de euros cada uno. He de confesar que no tenía ni idea de la existencia de uno de ellos. Del otro sí. Y no quiero dármelas de listo, pero no me extrañó en absoluto que un juez le echase la vista encima. Por su actitud y su soberbia se veía, no sé, se adivinaba que había algo turbio. Eso no quiere decir que sea culpable, por supuesto. En este país acostumbramos a condenar a quien sólo está siendo procesado. No obstante, todo este jaleo me ha hecho pensar en algo que siempre he pensado. Para empezar, un millón de euros son muchos euros. Y, en mi opinión, si un juez pide una fianza de un millón de euros por cabeza, ha de estar muy seguro del color de las cosas. Pero…

Cuando yo era joven, allá por el mesozoico, conocí a unos cuantos individuos de calaña diversa. Sobre uno de ellos, en concreto, se decía que vivía del robo de radiocasets de coches, algo que, dicho sea de paso, por aquel entonces era una actividad bastante habitual. Le llamaban el seco. Pues bien. En cierta ocasión, hablando con no sé quién, sacamos a colación su caso porque acababa de ser detenido y encerrado en la cárcel. Ignoro si el juez dijo nada sobre una posible fianza, pero el tal no sé quién me dijo: “Eso de las fianzas es de risa. Resulta que, si un tipo roba mil millones, paga cien y sale de la cárcel. O sea que está pagando su libertad con el fruto de su propio delito. Curioso, ¿no? Es como si al seco, tras haber robado quince radiocasets, le concedieran la libertad si devolviese tres”.

(El dibujo es de El Roto)

3 comentarios:

moncho dijo...

Yo te hacía más del Fanerozoico... Lo de comprar libertades, ya ves, los jueces y los corruptos bailan en las mismas bodas.

Saludos y abrazos

Anónimo dijo...

¡QUE BUENO! yo conocí también una buena pandilla de chorizos, os de siempre del barrio, cuando no encontraban radiocasettes ya venían a por nosotros , recuerdo que unos quisieron quitarme la chupa de cuero y luci ojo a la virulé por una semana, por cierto no me la quitaron al final, esto fué en el cretácico.
mike

jose antonio dijo...

que injusta es la justicia!